‘Velvet 3. El hombre que robó el mundo’, el CÓMIC de espionaje

Nos deshicimos en mil elogios hacia ella cuando, en mayo de 2015, dimos cuenta en estas líneas de su primer volumen, tachando entonces el trabajo de Ed Brubaker y Steve Epting como uno que dominaba por completo el género noir al que se adhería. Volvimos a hacer lo propio pocos meses después al calificarla como un relato de espionaje capaz de sacarle los colores al mismísimo Ian Fleming, colocando los autores americanos a su espía femenina, no a la altura de 007, sino bastante por encima de él, deseando al tiempo que ‘Velvet’ siguiera dando guerra al cobijo de Image durante muchos años. Y ahora, diecinueve meses más tarde, hemos de lamentar que dicho deseo se vea truncado —aunque confiamos en que sólo temporalmente— por cuanto es este tercer volumen de la cabecera el último que veremos por ahora de este fascinante thriller con el que Brubaker y Epting han vuelto a demostrar, como si hiciera falta, que pocos tándems hay como ellos en el mercado yanqui capaces de rayar a tan considerable altura.

Con el dibujante ocupado en la nueva serie de ‘Batwoman’ y el guionista dándonos una alegría tras otra cuando cada mes podemos asomarnos a una nueva entrega de ‘Kill or Be Killed‘ —un proyecto que ha vuelto a unirle a su otro partenaire habitual, Sean Phillips y que, de seguir como lo que hemos visto hasta su número nueve, va a ser un claro contendiente a situarse como lo mejor que ambos autores han hecho juntos, y ya es decir—, no parece que el regreso de ‘Velvet’ vaya a ser cosa de poco tiempo, pero mientras que se produce o no, siempre tendremos ocasión de volver sobre los quince números que conforman lo que podríamos llamar ‘Primera Temporada’, ‘Primer Libro’ o cualquier otra denominación que queramos usar para referirnos a este arco argumental inicial en el que el maestro del género negro nos ha presentado a una heroína inigualable, llevado de acá para allá dando tumbos por el tiempo y el espacio y apasionado con un relato que en las páginas que aquí lo cierran alcanza cotas asombrosas.

Situadas todas las piezas del complejo tablero de ajedrez que ha ido construyendo con sumo mimo durante los diez primeros números —o los dos primeros volúmenes publicados por Panini— el desenlace de ‘Velvet’ queda planteado de tal forma que, al menos en lo que a este redactor concierne, se hace difícil pensar que pueda decepcionar a los que tenga la fortuna de acercarse a él. Obvio es que, a estas alturas, resulta imposible dar detalle alguno sobre la partida que aquí se termina de jugar, pero baste con decir que ninguno de los movimientos que utiliza Brubaker, ni la ejecución de los mismos que plantea Epting —ver éstas planchas y recordar lo que el artista cuajaba hace años es una muestra inequívoca de la asombrosa evolución que ha sufrido su trazo y, sobre todo, su narrativa— dan puntada sin hilo, tejiendo ambos artistas un tapiz complejo, lleno de matices y que, además, reserva no pocas sorpresas, no ya al que se acerque a él de nuevas, sino al que quiera disfrutar de ese placer tan raro que es la relectura.

Velvet 3. El hombre que robó el mundo

  • Autores: Ed Brubaker y Steve Epting
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 136 páginas
  • Precio: 14,25 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario