‘Velvet. Antes del gran final’, dominar el noir

Velvet-1

Desde que la destacara como una de esas novedades editoriales que formaban parte de lo Mejor que el 2014 nos había dejado tras su conclusión, esperaba impaciente el momento en que poder hablar a placer de ‘Velvet’, la nueva cabecera apadrinada por Ed Brubaker y Steve Epting, el equipo creativo que nos dejó la que personalmente considero la mejor etapa que haya conocido a lo largo de su existencia el Capitán América y que, después de trastocar por completo la existencia de Steve Rogers, aguardaba la oportunidad de volver a colaborar en un proyecto que estuviera a la altura de lo que las expectativas indicaban. A todas luces, y antes de entrar en mayores disquisiciones, ‘Velvet’ ES ese proyecto.

Como ya demostrara de forma sobrada en su estancia al frente del Capi, la mezcla del total dominio de Brubaker sobre los patrones del género negro con el género superheróico daba como resultado un tebeo tan atípico que acercarse a él mes a mes era garante seguro de estar haciéndolo a una de las mejores cabeceras que el Universo Marvel era capaz de producir. Y algo parecido pasa con ‘Velvet’ e Image. De acuerdo, aquí el género superheróico no aparece por ninguna parte y el discurso de los autores se centra en el espionaje puro y duro, pero donde ambas cabeceras coinciden de pleno es en apuntar a lo mejor que la editorial «independiente» —que, ya lo he dicho muchas veces, tiempo ha aventajó a DC y Marvel, colocándose como la líder indiscutible en lo que a calidad respecta dentro del mercado estadounidense— publica cada treinta días.

Considerando la gran oferta que Image tiene ahora mismo en el mercado —que se ve ampliada todos los meses con nuevas colecciones que seguir, sí o sí— que ‘Velvet’ esté entre las cinco que sería un auténtico crimen perderse habla, y habla a voz en grito, del espectacular trabajo que Brubaker y Epting están realizando desde que el primer número viera la luz en octubre de 2013. Un primer número que, incluido obviamente en este volumen uno que Panini publicaba el pasado mes de marzo, sienta con precisión las bases de por qué derroteros va a moverse el ambiente y la personalidad de la serie.

Velvet interior

Con el claro referente que siempre suponen en el mundo del espionaje ficticio las historias de James Bond, calificar a ‘Velvet’ como una «007 en femenino» sería una gran injusticia para lo que las páginas del cómic han sido capaces de ofrecer hasta la fecha: en esas primeras páginas en las que arranca la acción, la pareja de artistas nos presenta a Velvet Templeton, secretaria personal del Director de ARC-7, una agencia de inteligencia ultrasecreta del gobierno británico. Pero, como podemos comprobar en su prodigioso arranque, Velvet es algo más que una simple secretaria, algo que podrá demostrar sobradamente cuando una conspiración de origen desconocido la envuelva en el asesinato de dos notables agentes.

De ritmo increíblemente medido, la acción de ‘Velvet’ jalona momentos de pura adrenalina —los menos, todo hay que decirlo— con aquellos en los que Brubaker vuelve a destaparse como el gran escritor de diálogos cargados de cinismo que es. Definiendo la personalidad de todos los implicados en la acción con cuatro trazos, y reservando lo mejor para lo que concierne a su explosiva y enigmática protagonista —servidor, que sigue la serie mes a mes al ritmo estadounidense, os puede asegurar que aún estamos muy lejos de descubrir todo lo que hay que descubrir en torno a la señorita Templeton— resulta especialmente brillante el que, situada entre los años sesenta y setenta, la serie huela a ese tono añejo que tienen las primeras cintas de Bond.

Y si hay un responsable de que ese ambiente sea completamente creíble, ese es Steve Epting. Dibujante que nunca fue santo de mi devoción hasta que se reinventó por completo para las páginas de Capitán América, el trabajo de Epting aquí es tanto o más notable que el que hiciera para Marvel: no sólo es que cuide la ambientación de forma espléndida —atención especial merece también el colorido de Elizabeth Breitweiser—, o que su narrativa a la hora de trasladar los momentos de acción sea una auténtica delicia, es que en lo que respecta a caracterizar a sus personajes, su personal estilo se fusiona con una clara determinación por hacer de estos entes tridimensionales, resultando de tal maridaje lo que convierte a ‘Velvet’, junto a la historia enhebrada por Brubaker, en ese tebeo sobresaliente del género negro que —amante del mismo o no— no os deberíais perder por nada del mundo.

Velvet. Antes del gran final

  • Autores: Ed Brubaker y Steve Epting
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 128 páginas
  • Precio: 14,25 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.