‘Sombras de magia: El príncipe del acero’, explorando el universo de Schwab

Es imposible llevarlo todo «pa’lante». Lo intento. Lo intento con todo mi empeño. Pero el trabajo, la familia, los amigos y las muchas aficiones complican sobremanera que pueda dar cuenta de todo lo que quisiera dar cuenta. Lo sé, es un esfuerzo denodado por justificarme ante vosotros —uno que quizás no tendría por qué hacer—, y por excusarme debido a mi incapacidad para poder sacar adelante el cúmulo de lecturas pendientes que siempre se agolpa en mis estanterías —cuando escribo esto son once los volúmenes de tebeos de diverso grosor los que esperan que les toque el turno— y, al mismo tiempo darle la opción que se merecen a los cuatro libros que me miran de reojo todos los días diciéndome «¿y nosotros cuándo?». Entre ellos, entre esos volúmenes que van desde las 350 a las casi 700 páginas, está ‘Conjuro de luz‘, tercera entrega de la trilogía de ‘Sombras de magia’ de V.E.Schwab cuyas dos primeras, ‘Una magia más oscura‘ y ‘Concilio de sombras‘, supusieron muy agradables sorpresas a lo largo del pasado 2019.

Aunque si de sorpresa hay que hablar, tenemos que hacerlo del volumen que hoy nos ocupa, una precuela en forma de cómic situada en el microcosmos de los cuatro Londres imaginados por la escritora estadounidense y centrada en la figura del Rey Maxim, probablemente el menos desarrollado de los varios secundarios que pululan por el universo creado por Schwab y, a la par, uno de los más interesantes. Sabedora de ello, y queriendo mantener el total control sobre las incursiones en tan fértil terreno, es el hecho de que sea la propia literato la que se encargue de escribir estas aventuras, y no un tercero cualquiera, lo que redunda en mayor beneficio de esa sorpresa de la que hablamos. Pero, claro está, si siempre hemos defendido que medios diferentes requieren de necesidades narrativas diferentes, se hace muy evidente que las muchas habilidades que Schwab atesora para con la prosa, se diluyen en diversos modos en un tebeo que, si bien captura incólume las mismas cualidades de ambientación y aquellas referentes a la descripción y construcción de personajes, no así en lo que se refiere a una narrativa que acusa cierta torpeza en su avance.

A que dicha carencia se perciba quizás con mayor ahínco viene en auxilio el trabajo de Andrea Olimpieri: de resonancias a lo John Paul Leon, que los personajes del italiano no sean del todo reconocibles es un escollo que, en ocasiones, impide continuar el normal fluir de una lectura que también encuentra en las herramientas narrativas del artista ciertos instantes de complicada aprehensión. Afortunadamente, son los menos y, en una valoración global de alguien que ha disfrutado bastante —y sigue haciéndolo— de los libros de Schwab, el tebeo aprueba sin problemas y consigue lo que probablemente se proponía: engancharnos aún más al universo de Kell, Lila Bard y los cuatro Londres que tanto juego podrían llegar a dar de cara a una serie de televisión. Quién sabe, lo mismo, mientras leéis estas líneas, algún showrunner ávido de nuevos proyectos con los que encandilar a los televidentes, ya está preparando el salto a la pequeña pantalla de ‘Sombras de magia’. Por aquí, por si acaso, ya tenemos los dedos cruzados.

ACTUALIZACIÓN: este artículo fue escrito antes de saber que un proyecto de adaptación de ‘Sombras de magia’ se encuentra en desarrollo. ¡¡BIEN!!

Sombras de magia: El príncipe del acero

  • Autores: V.E.Schwab y Andrea Olimpieri
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 136 páginas
  • Precio: 14,21 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.