‘Los niños salvados’, reivindicar el holocausto

Lo hemos dicho incontables veces: a la Segunda Guerra Mundial y a las miles y miles de historias que generaron aquellos seis años que sumieron en la oscuridad a la humanidad todavía le queda mucha batalla por librar ya sea en la página impresa, ya en la gran pantalla. Buena prueba de ello son, en el ámbito del noveno arte, las continuas muestras que nos llegan año tras años a través de diversas editoriales con historias de toda índole. De hecho, sin tener que alejarnos ni un sólo ápice de la casa que hoy nos ocupa, el pasado 2019 teníamos la fortuna de asomarnos a las maravillosas ‘El viaje de Marcel Grob‘ y ‘Los zapatos rojos‘ y este 2020, a pocos días de que se decretara el estado de alarma, publicábamos la reseña de una de las mejores lecturas que nos hemos echado a la cara en lo que va de año, la terrible y fascinante ‘Wannsee‘. Pero hay un denominador común a ambos álbumes que este ‘Los niños salvados’ rompe de manera abrupta y que sitúa al volumen colectivo publicado por Ponent Mon en una esfera completamente diferente en cuanto al potencial público objetivo de la obra: mientras que los dos títulos citados eran claramente tebeos para adultos, que los ocho relatos que aquí se recogen se narren en primera persona y con un lenguaje cercano y nada enrevesado parece querer pedir al lector que le arrime el libro, si tiene la posibilidad, al niño o niños que tenga a su alcance.

Sí, dicha maniobra es una bofetada en toda regla a la inocencia de los niños y una abrupta manera de hacerles conscientes de lo malvada que puede llegar a ser la especie humana pero, como dice el prologuista del álbum, nuestros hijos no pueden permanecer ignorantes a la brutalidad y la barbarie que ejerció el régimen fascista alemán mediante el Holocausto o, como mucho, aprenderlo a través de unos libros de historia que cada vez son más asépticos. Para luchar contra dicha asepsia, nada mejor que incitarles a que se asomen a las breves narraciones que, introducidas con una foto y una pequeña ficha biográfica llamadas a dejar claro que lo que viene a continuación es completamente verídico, nos muestran la cara más salvaje y, al tiempo, más amable de una contienda que acabó de la manera más cruenta posible con la vida de cientos de miles de niños en el viejo mundo.

Firmado cada relato por un equipo diferente, la variedad que ello ejerce sobre la lectura y la llamada de atención que supone sobre la capacidad de los más pequeños de evadirse a la primera de cambio es otra cualidad muy a tener en cuenta de un conjunto en el que, personalmente, me quedaría con la historia que abre fuego, no tanto por su contenido —que, a fin de cuentas no dista mucho de los otros siete— sino por venir firmado por Gabriel Ippóliti, el soberbio artista argentino que nos dejara maravillados con ‘Último sur‘ o la espectacular ‘Planeta Extra‘. Cuidado, todas las demás están a la altura del argentino, pero mi filia hacia el estilo de Ippóliti hace que me decante por él. Eso no impide, claro está, que pueda valorar de forma notable un álbum que, creo, debería ser pieza ineludible en las bibliotecas de los colegios y objeto de lectura masiva por las nuevas generaciones, esas que en el futuro tendrán en sus manos que la historia, por cíclica que pueda parecer, nunca se repita.

Los niños salvados

  • Autores: VVAA
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 72 páginas
  • Precio: 20,90 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.