‘Los buenos veranos 2. La cala’, directa al corazón

Habiéndoles casi declarado mi amor eterno en la entrada que dedicamos a la primera entrega de ‘Los buenos veranos’ allá por finales del pasado mes de agosto, tres son las afirmaciones que se podrían hacer con respecto a esta segunda parte de la obra firmada por Zidrou y Jordi Lafebre. La primera y más obvia es que las expectativas ante la continuación de un álbum que se colocaba por derecho entre lo mejor de 2016, eran, por decir algo aproximado, estratosféricas. La segunda, ligada de forma íntima a la anterior, es que tanta era la confianza en que lo que aquí encontraríamos estaría más que a la altura de las circunstancias, que dichas expectativas no se dejaban acompañar en ningún extremo por el consabido temor a que la continuación del relato de las vidas de la familia Faldérault fuera a dejarnos insatisfechos. Y, claro está, así ha sido. Y de qué manera.

Es aquí donde hace acto de aparición la tercera de las citadas afirmaciones por cuanto, si estáis pensando en que poco es lo diferente que se podría comentar aquí con respecto al álbum anterior, estaríais en lo cierto. Más o menos. Sí, el guión de Zidrou se mueve en muy similares parámetros a como lo hiciera ‘¡Rumbo al sur!”, insistiendo mucho más en esta ocasión en la profesión de dibujante de cómics del patriarca de tan singular familia y en lo mucho que le cuesta alcanzar su sueño de tener una colección propia —algo que el guionista aprovecha para introducir sutiles miradas críticas al mundo francobelga de la publicación de tebeos—.

Más allá de eso, el mensaje de unidad familiar y de exprimir al máximo cada momento de experiencia compartida con los tuyos impregna con la misma intensidad unas páginas en las que la cercanía hacia los personajes aumenta sobremanera tanto por el conocimiento previo que sobre ellos tenemos como, sobre todo, por la desmesurada MAESTRÍA con la que los trata Jordi Lafebre, convirtiéndolos, como ya decía hace unos meses, en entes tridimensionales que traspasan lo impreso y ficticio del papel para anidar en nuestros corazones. Soberbia. Magnífica. Asombrosa. Candorosa. Tierna. Enternecedora. Divertida. Y más, más serían los epítetos que podríamos dedicarle a tan bello ejemplo de lo que puede llegar a alcanzarse cuando se juntan dos talentos del calibre de Zidrou y Lafebre. Más, por favor, queremos más. Mucho MÁS.

Los buenos veranos 2. La cala

  • Autores: Zidrou & Jordi Lafebre
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 56 páginas
  • Precio: 15,20 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario