‘Heroes Return: Los Vengadores’, regreso a la gloria

Los 90 fueron años muy bipolares en el mundillo del cómic estadounidense. Arrancando a rebufo de la toda la grandeza que había aflorado a borbotones del segundo lustro de la década anterior, los comienzos de los últimos diez años del siglo XX nos trajeron eventos muy cacareados y movimientos editoriales que cambiaron el paradigma de lo que hasta entonces conocíamos de la industria yanqui. Entre los primeros cabría destacar aquél arranque millonario de los ‘X-Men‘ de Claremont y Lee, la muerte de Superman y la posterior caída del hombre murciélago. Máximo ejemplo de los segundos sería, qué duda cabe, el descalabro que supuso para la Casa de las Ideas la fuga de talentos de los fundadores de Image y la considerable crisis creativa que, sin que existiera una correlación directa, generó la marcha de sus artistas más hot. Una crisis que llevó a la editorial a tomar medidas a la desesperada, que generó horrendos experimentos como el ‘Heroes Reborn‘ y que, afortunadamente, comenzó a ser corregido a golpes de autoridad por algunas de las cabeceras del ‘Heroes Return‘.

Una de ellas, de hecho la más esperada de todas, sobre todo cuando se anunció quiénes iban a ser los responsables al mando de la misma, fue una ‘Los Vengadores‘ que levantó una expectación descomunal con su extendido primer número, aparecido en 1998; muy probablemente, uno de los ejemplares de serie regular que más veces habré leído y releído a lo largo de mi trayectoria coleccionista —tanto es así que llegué a comprarme dos copias en su edición original USA e incluso aquella que Marvel publicó con los lápices sin mancillar por las cuestionables tintas que Al Vey aplicó. El doble motivo de dicha expectación residía, como digo, en que Kurt Busiek, que había levantado pasiones con ‘Thunderbolts‘ fuera a encargarse del guión y que el legendario George Pérez, que ya había dejado su impronta en los héroes más poderosos del mundo dos décadas antes —en las míticas etapas de Roy Thomas y Steve Englehart— hiciera lo propio con unos lápices a los que el calificativo de prodigiosos se le queda corto.

Dejándose la piel en cada plancha, demostrando una vez más, como ya había hecho diez años antes en ‘Crisis en las Tierras Infinitas‘ que pocos artistas —por no decir ninguno— eran capaces de controlar a incontables personajes moviéndose por la superficie del papel en un ballet perfectamente coreografiado y dejando claro que, a la hora de caracterizarlos, él era uno de los reyes indiscutibles; Pérez comienza ‘Los Vengadores’ arrollando al lector con una fuerza asombrosa; una fuerza que, al menos en el primer año que contiene este enorme volumen publicado por Panini, no se amedrentó ni lo más mínimo y que provocó, sin duda alguna, que cuando el dibujante anunció su marcha —debido, creo recordar, a un extremo agotamiento— la cabecera se quedará huérfana, una sensación a la que no ayudó la incorporación de nombres como el irregular Kieron Dwyer.

Si bien la labor de Pérez en ‘Los Vengadores’ jamás ha sido puesta en tela de juicio —antes bien, si algo ha adquirido, con el paso del tiempo, es una personalidad de «así se hacen los tebeos de superhéroes» de la que muchos artistas actuales deberían aprender—, no fue así con la de un Kurt Busiek que, criticado constantemente, intentó —y a mi parecer logró— rescatar para su estancia en la colección el espíritu jovial, dicharachero y preñado de épica de que los ejemplares de Thomas y Englehart habían hecho gala veinte años antes. Para lograrlo, Busiek, que quizás otra cosa no, pero siempre ha sabido que la importancia reside en los personajes y en las sinergias que se van generando entre ellos, consigue ir hilvanando tramas en las que la práctica totalidad de los superhéroes liderados por el Capi, Thor y Iron Man tienen su instante de lucimiento, algo tremendamente complicado de orquestar considerando que por la colección se dejarán caer incontables nombres traídos desde los cuatro puntos cardinales del Universo Marvel.

Centrando nuestra atención de manera exclusiva en este primer integral llamado a recopilar la totalidad de los números que el guionista firmó, ‘Los Vengadores’ empieza llevándose a los héroes a una realidad paralela controlada por Morgana LeFay —una idea que da pie para unos rediseños tremendamente imaginativos en clave medieval de los protagonistas por parte de Pérez—; continua dedicando un número a lanzar la nueva alineación del grupo; sigue trayendo de vuelta al Escuadrón Supremo en un arco que lo mezclará con Terminus y que se cerrará en el primer anual de esta etapa —dibujado por un Carlos Pacheco al que, lamentablemente, entintan demasiadas manos…y ninguna es la de Jesús Merino— y encarrila su final con un terremoto que tiene como epicentro a Bruja Escarlata y al Hombre Maravilla.

En todo esfuerzo de Busiek hay una férrea voluntad por entretener como máxima inamovible, y quizás, en ese esfuerzo, se dedican demasiados desvelos a incontables diálogos que no llevan a nada o a subtramas que pueden llegar a entorpecer el foco principal de la narración. Pero, que conste, lo único que hago al señalar tales trabas es dar salida a las mayores críticas que generó una etapa que, a mi parecer, queda en el recuerdo —en mí recuerdo— como uno de los instantes más felices, brillantes y memorables de aquellos a los que mi yo de hace veinte años tuvo acceso en una serie regular marvelita. Vale, he dicho al comienzo que la editorial anduvo muy errática en esos años, pero no quita para que, vistos hoy y revisados para la ocasión, estos Vengadores sean de los mejores que, en muchos aspectos, han visto la luz en la página impresa. ‘Nuff said!!!

Heroes Return: Los Vengadores

  • Autores: Kurt Busiek, George Pérez y Carlos Pacheco
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 384 páginas
  • Precio: 34,15 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.