‘Guía del mal padre 4’, con progenitores como este…

2013, 2014, 2015 y, entonces, la espera. La espera de un año. De dos. De tres. Y, cuando ya parecía que Guy Delisle no volvería a deleitarnos con una nueva entrega de su muy exagerado anecdotario como padre, Astiberri nos sorprendía el mes pasado con el anuncio de la publicación del volumen 4 de ‘Guía del mal padre’, una noticia que, al menos en lo personal era más que celebrada por cuanto sus tres predecesores habían supuesto instantes de incalculable divertimento tanto en su primera lectura, como en alguna que otra posterior revisión que, en estos cuatro últimos años había efectuado de manera furtiva, no a la totalidad de los mismos, pero sí a algunas «historietas» sueltas de alguno de ellos.

No variando ni un ápice el tono, la forma de narrar o la manera de aproximarse desde una verdad que entendemos falseada —porque, si no es así, no sé cómo servicios sociales no le ha retirado la custodia de sus vástagos— a su vida de padre de un niño y una niña que ya han crecido considerablemente desde que los viéramos por primera vez, no es mucho lo que cabe añadir a lo que ya hemos comentado sobre ‘Guía del mal padre’ en las anteriores tres ocasiones que os hemos enlazado al principio de esta entrada. Intacto pues el genio que el quebequés demuestra en el uso de la elipsis, del golpe de humor final y de la temporización del chiste, sólo cabría añadir, y es algo totalmente personal, que al antojarse la edad de sus vástagos similar a la de mi pequeña, no son pocas las ocasiones en las que uno cabría encontrarse reflejado en situaciones muy parecidas a las que aquí se nos cuentan. Esto, que podría parecer una tontería, habla con contundencia de la universalidad del hecho de ser padre y, por supuesto, del mismo talante que gasta un humor descacharrante que no conoce de fronteras.

Guía del mal padre 4

  • Autores: Guy Delisle
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 192 páginas
  • Precio: 11,90 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.