‘Guía del mal padre’, la vena humorística de Delisle

guia-del-mal-padre-portada

Aunque no me atrevería a calificarlas como obras humorísticas, a cualquiera que se acerque a las páginas de ‘Shenzen‘, ‘Pyongyan‘, ‘Crónicas birmanas‘ o ‘Crónicas de Jerusalén‘ le será imposible no esbozar una sonrisa o incluso amagar una carcajada con algunas de las vivencias que Guy Delisle ha tenido en sus diversos viajes por el mundo. Y por ello, a nadie le debería extrañar que sea el humor el gran protagonista de esta ‘Guía del mal padre’ si, como afirma el autor «ahora en vez de observar países observo a mis hijos».

Haciendo de la exageración recurso estilístico a lo largo de las cortas historias que conforman este volumen de pequeño tamaño, Delisle nos acerca a la vida del progenitor, una existencia plagada de preguntas constantes, respuestas surrealistas y actitudes impropias de alguien que quiere dar ejemplo a sus vástagos. Todo un muestrario a fin de cuentas de las «malas maneras» a las que el título hace referencia y que a lo largo de casi 200 páginas de auténtico genio humorístico el quebequés caracteriza con su habitual y agradable trazo.

Y si bien por lo desternillante de las 16 historietas que conforman la lectura no sería necesario terminar esta reseña destacando alguna de ellas sobre el resto, no me queda más remedio que sacar a colación las dos que, seguro, provocarán mayores carcajadas en los lectores: ‘La educación’, atención a la franqueza con la que Delisle le habla a su hijo acerca de lo que él cree que éste le está preguntando; y ‘El dibujito’, en la que da «consejos» a su pequeña acerca de cómo mejorar el garabato que ha hecho. Un genial primer volumen de lo que espero sea una serie recurrente.

Guía del mal padre

8HILARANTE
  • Autores: Guy Delisle
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 192
  • Precio: 12 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.