Una tarta TARDIS, paso a paso [Frikada de la Semana]

Tarta-Tardis

Malapata es Whovian, así que no hay que explicarle que no hay que parpadear, que la gente a veces está hecha de carne, y que las pajaritas son chulas. Así que cuando la Aprendiz de Repostera pensó en hacerle una tarta, tenía claro que la protagonista tenía que ser la cabina azul de un loco.

Así que la Aprendiz diseñó una TARDIS de pasta de azúcar, la fue montando pieza a pieza y ha documentado todo el proceso, por si alguien se anima. Desde cómo preparar y colorear la pasta, hasta cómo crear moldes que sirvan para cortar las piezas.

Incluso para montar la TARDIS sobre una base giratoria, para darle un efecto aún mejor al conjunto. Y como se sobraba tiempo, pues nada, un Dalek y un Ángel se han hecho con la TARDIS. Preciosa, ¿eh?

Vía @Patchgirl
Sitio oficial @AprenRepostera, guía paso a paso
En la Fancueva ¡Tartas! Dentro del Laberinto, Cabezas degolladas, Alien, Arciano

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en

2 Comentarios

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.