Receta de Cabezas degolladas y empaladas de ‘Juego de Tronos’ [Frikada de la Semana]

Cabezas degolladas y empaladas

Halloween is coming, y nuestros compañeros de Directo al Paladar lo saben muy bien. Esta semana *Pakus* se ha ganado con méritos propios protagonizar la Frikada, con su receta de *»Cabezas degolladas y empaladas de Juego de Tronos»*. Tienen una pinta estupenda y un gran parecido con algún personaje que no vamos a mencionar.

Así que si queréis dar un toque especial a una cena de Halloween, os animamos a intentar esta original y terrorífica receta, con un regustillo a George R.R. Martin delicioso.

Receta e ingredientes para nueve cabezas degolladas

*Ingredientes*: Dos o tres rebanadas de bizcocho, una cucharada sopera de queso crema, 100 gr de chocolate blanco, 50 gr de chocolate de cobertura, palillos, y una cucharada de mermelada de fresa o ciruela para la decoración.

Comenzamos haciendo los cake pops o bizcobolas, para lo cual desmigamos el bizcocho (también puede hacerse usando un par de sobaos pasiegos) y lo mezclamos con una buena cucharada de queso crema. Trabajamos la mezcla hasta que sea homogénea y la dividimos en porciones.

Pasos de la receta

Formamos bolas del tamaño de un huevo de codorniz y las metemos a la nevera unos 30 minutos, hasta que se endurezcan. Atravesamos cada bola por un palillo dejando que salga por el otro extremo. Fundimos por separado los chocolates en el microondas. Batimos el chocolate blanco y le añadimos media cucharadita del chocolate de cobertura, para conseguir un color carne. Bañamos las cabezas con la mezcla y escurrimos el exceso.

Metemos en la nevera las cabezas hasta que se endurezca el chocolate, lo que tardará unos 15 minutos aproximadamente. No importa si el exceso gotea un poco por el palillo, al endurecerse se quitará sin dificultad y puede incrementar el realismo de la cabeza cortada.

Con el chocolate de cobertura casi frío, hacemos el pelo intentando darle realismo haciendo mechones de chocolate. También podemos usar un tenedor y hacer rugosidades, si somos mañosos. Metemos de vuelta a la nevera otros 15 minutos para que se seque y enfríe del todo.

Para finalizar la decoración usaremos un palillo con el que dibujaremos con chocolate de cobertura los ojos cerrados y la boca. Después podemos ponerle perilla o barba, para terminar la decoración de nuestras cabezas degolladas de Juego de Tronos, especiales para Halloween.

Resultado: cabezas degolladas

El toque final lo daremos poniendo unas gotas de mermelada de fresa o de ciruela roja, tanto en la parte superior del palillo, como justo bajo el cuello, para que al gotear haga el efecto de sangre fresca.

Nuestro compañero Pakus le ha asignado una *dificultad media*, principalmente por lo laborioso y la maña que hay que tener para que queden tan realistas y simpáticas como las de las fotos. Se tardan unos *30 minutos en prepararlas*, más los tiempos intermedios de enfriado.

Si alguien se anima, ¡que mande fotos!

En Directo al Paladar | Cabezas degolladas y empaladas de Juego de Tronos. Receta de Halloween
En ZonaFandom | Receta de tarta de Arciano, La Frikada de la Semana

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en