Tarta de bodas para fans de ‘Aliens’ con mucho estómago [Frikada de la Semana]

Tarta H. R. Giger

¿Has encontrado a la Ripley de tus amores, decidida a ser tu compañera de por vida? ¡Estás doblemente de suerte! Primero, por tener la suerte de tener a alguien a tu lado que te quiere y que además sea fan de ‘Alien’. Segundo, porque eres el único que tiene posibilidades de encargar una tarta de bodas como esta.

La tarta ‘H.R. Giger’ de Jet City Cakes es todo un homenaje al diseñador de la estética de la saga ‘Alien’, incluso con dos de estos angelotes saliendo de ella, con sus dientecitos y todo. Deliciosa a simple vista. Seguro que contaría con la aprobación de Ridley Scott en persona.

Sólo le falta, para mi gusto, algunas tripillas sanguinolientas en la parte superior, donde están los encantadores retoños de alien. Y si tu chica y tú sois más de videojuegos, que sepáis que el pastel no es mentira. Os dejo una vista completa de la tarta en todo su esplendor:

Tarta H. R. Giger

Sitio oficial | Jet City Cake
En ZonaFandom | La Frikada de la Semana, Receta de tarta de Arciano

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en