‘Relatos terroríficos núm. 01’, cucharadas de mal rollo

junji_ito_relatos_terrorificos_1

Junji Ito es el artífice del que posiblemente sea el cómic más escalofriante que he leído en mi vida: ‘Uzumaki’, publicado en España hace ya unos cuantos años por Planeta, y que seguramente no tardaremos en volver a ver por estos lares en una nueva edición. Y es que el equipo de ECC ha incorporado a su catálogo un buen puñado de obras de este inquietante mangaka, entre las que se cuentan ‘Black Paradox’, ‘Gyo’, ‘Fragmentos del mal’ y la que hoy nos ocupa, el primer volumen de ‘Relatos terroríficos’. El terror en dosis pequeñas suele funcionar, ya que el autor puede concentrarse en los momentos de mayor impacto sin necesidad de enredarse demasiado con una trama que, en muchos casos, se acaba saliendo de madre. Más aún en un caso como el de Junji Ito, cuyas premisas argumentales son inesperadas y originales a más no poder, pero no siempre aguantan el tipo cuando se alargan durante demasiadas páginas. Buen ejemplo de ello son las historias que encontramos en este tomo, que funcionan muy bien con este formato breve, pero que llevadas a una extensión mayor no habrían obtenido un resultado tan redondo.

Las dos primeras historias están protagonizadas por un grupo de hermanos que ríete tú de la familia Addams. Viven solos desde que murieron sus padres, al cuidado del hermano mayor, que por siniestro y rarito que parezca, no es ni de lejos el personaje más esperpéntico de la familia Hikizuri. La única normal (al menos en apariencia) es Narumi, que tiene 14 años y al principio del tomo se escapa de casa y se va a vivir con un compañero suyo de clase. El pobre no sabe la que se le viene encima, al igual que los protagonistas del segundo capítulo, que se ven inmersos en una tenebrosa sesión espiritista. Tras esa segunda historia en la que nos reencontramos con Narumi y sus hermanos, pasamos a otra titulada “La mansión del dolor fantasma”, la más peculiar de las cuatro que se incluyen en este tomo. El protagonista es un joven que entra a trabajar al servicio de una familia adinerada cuyo hijo padece unos dolores extrañísimos e insoportables, que se extienden por toda la mansión en la que viven. La atmósfera que consigue crear Ito en esta historia resulta sobrecogedora. Ya por último nos encontramos una historia de corte espectral con un título de lo más esclarecedor: “La mujer de las costillas sueltas”. Una historia que representa muy bien el estilo de su autor: retorcida, intrigante, siniestra y con alguna que otra imagen espeluznante que se te queda grabada en la retina.

Pocos autores son capaces de ponerte la piel de gallina con sus dibujos, y Junji Ito es uno de ellos. ‘Relatos terroríficos’ es un buen punto de partida para adentrarse en su rocambolesco universo de pesadilla, al tratarse de historias cortas y fáciles de leer (aunque no por ello menos impactantes), recogidas en un tomo con un precio más que apetecible. Eso sí, el bocado sabe a poco y tras pasar la última página seguro que te quedas con ganas de aumentar la dosis. Los delirios de Junji Ito enganchan, quedas avisado.

Relatos terroríficos núm. 01

  • Autor: Junji Ito
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Rústica con sobrecubiertas
  • Páginas: 160
  • Precio: 5,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.