‘Wonder Woman: La verdadera amazona’, gloria a Jill Thompson

Podría comenzar de muchas y muy variadas maneras un texto destinado a alabar las infinitas virtudes de esta espectacular obra de arte —sí, OBRA de ARTE, lo habéis leído bien— que es ‘Wonder Woman: La verdadera amazona’ de Jill Thompson, pero no se me ocurre una más elocuente que recordaros que tan soberbio trabajo de la artista estadounidense formó parte de la selección que hicimos a final de 2016 con lo mejor que el cómic yanqui nos había hecho llegar durante los doce meses anteriores; un argumento de peso que, aún así, no es capaz de atrapar en toda su dimensión a la singular grandeza que la señora de Brian K.Vaughan logra imprimir en unas páginas que, ya decíamos entonces, suponen el mejor trabajo que le hemos visto a tan talentosa ilustradora, entre otras cosas precisamente porque quizás sea en ellas donde Thompson insiste con mayor énfasis en ser reconocida como narradora y no como la enorme dibujante que es. Y me explico.

Si bien es cierto que sus cómics propiamente dichos hasta la fecha son espléndidos y de una belleza incuestionable, había algo en ‘Scary Godmother’ o en cualquiera de las diferentes entregas de las aventuras de los animales de Burden Hill que no llegaba a cuajar, al menos no de la manera tan contundente que lo hace aquí. Y ese algo era una narrativa secuencial a la que le faltaba cierto grado de imbricación que en las páginas de ‘Wonder Woman: La verdadera amazona’ no sólo se consigue, sino que se logra de tal manera que cualquier recuerdo pasado de problemas a la hora de yuxtaponer viñetas y crear la ilusión de acción queda obliterado: tal es la suma elegancia narradora de Thompson y la sutileza con la que plantea este enésimo retorno a los orígenes de Diana, que uno no tiene más remedio que caer rendido ante la evidencia de estar frente a una maestra en el manejo de las herramientas que, en nuestra imaginación, transforman estáticas ilustraciones en imágenes en movimiento.

Pero, es más, es que esa sutileza y elegancia que dimanan de las viñetas y composiciones de página se extiende a la sencillez y ternura con la que Thompson configura una historia que todos conocemos —todos los que alguna vez hayan leído Wonder Woman, claro— en modos que la hacen novedosa y atractiva. Anticipándose a la celebración de la feminidad que al parecer ha sido la contrapartida cinematográfica de la amazona —el otro día, revisándola por segunda vez, me preguntaba con más insistencia qué han visto en ella los que la han vitoreado y, más aún, cuánto será recordada en un futuro no muy lejano— es el relato de Thompson alarde mucho más sólido y locuaz sobre la figura de la mujer que Gal Gadot repartiendo estopa en el filme dirigido por Patty Jenkins, y a la notable ausencia de figuras masculinas en la narración —a excepción hecha de Hércules— se suma la delicada descripción de la sociedad matriarcal de Isla Paraíso como nunca antes la habíamos visto.

A tan notable cualidad se suman la precisa y renovada construcción que hace la artista de su protagonista a través de las diferentes edades que aquí se recorren, dando en el clavo en lo muy acertado de la definición de cada una de ellas e, insistimos, una pátina visual que es digna de admiración —tanto, que no os extrañe quedaros embelesados contemplando las ilustraciones toda vez vayáis dando cuenta de los diálogos y textos de apoyo— y que pone las cosas muy difíciles a Jill Thompson para superarse en su nuevo trabajo. Uno que, sea el que sea, verse sobre lo que verse, caeremos con la velocidad de un rayo de Zeus. Palabra de mortal.

Wonder Woman: La verdadera amazona

  • Autores: Jill Thompson
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 136 páginas
  • Precio: 15,15 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.