‘The Unknown’, una investigación existencial

The Unknown v1 portada

Ya sea por su labor con los superhéroes de toda la vida o con otros personajes de su invención, Mark Waid es un guionista al que vale la pena tener en el radar. Desde hace algunos años, el grueso de su producción propia ha visto la luz bajo la bandera de Boom! Studios, donde han aparecido publicadas obras tan notables como ‘Irredeemable’ e ‘Incorruptible’, y es a través de ese mismo sello editorial que nos llegan las peripecias de la detective Catherine Allingham. ‘The Unknown’, cuya edición en castellano corre por cuenta de Aleta, se centra en esta investigadora privada que, además de tener una inteligencia y perspicacia superiores a la media, tiene otra singular característica: una esperanza de vida de apenas seis meses. La culpa la tiene un tumor cerebral, que también es el causante de las alucinaciones que de vez en cuando asolan a la protagonista.

Como cualquier persona en su situación, no resulta extraño que los pensamientos sobre la muerte sean habituales en la mente de Catherine. ¿Habrá algo al otro lado? ¿Existe el alma? Y, de ser así, ¿qué le ocurre después de morir? ¿Se puede registrar y cuantificar de algún modo ese alma, y probar así la existencia del más allá? Preguntas inherentes al ser humano con las que Waid juguetea a lo largo de los cuatro números que componen esta miniserie, dotando a la investigación de Catherine de un tonillo existencial, aunque sin ahondar excesivamente en reflexiones filosóficas. No esperemos, pues, grandes diatribas al respecto. El trasfondo existencial, sumado a la atmósfera noir del relato, sirve más que nada para enriquecer un guión donde la acción y un puntito de intriga, aderezado con buenos cliffhangers al final de cada entrega, son los principales artífices.

Durante el caso que conduce a Catherine al este de Europa, para investigar la desaparición de una misteriosa báscula cuántica, nuestra avispada detective cuenta con la ayuda de un matón de discoteca, curiosamente lenguaraz, llamado James. Juntos forman una pareja de lo más singular y se enfrentan a una serie de peligros que ponen a prueba sus músculos y su materia gris. Acompañarlos en esta aventura, aunque no alcance cotas de excelencia, sí nos reporta una lectura entretenida poblada por un elenco de personajes a cual más extravagante.

El dibujante holandés Minck Oosterveer es el encargado de plasmar en imágenes el imaginativo guión de Waid con un resultado plagado de claroscuros, que no se refieren solo a los juegos de luces y sombras de los que se sirve para conseguir la atmósfera propia de un relato de serie negra. Mientras que las secuencias de acción se le dan bastante bien, Oosterveer se desmadra un poco con las proporciones y la fisionomía de los personajes. Vamos, que hay viñetas en los que tanto Catherine como James parecen recién salidos de una sesión de esteroides con el Rob Liefeld de sus peores tiempos. Se trata, pues, de un dibujante un tanto irregular que no empaña del todo el conjunto, pero que sí le resta bastantes puntos. Pese a sus altibajos, este primer volumen de ‘The Unknown’ destaca por su originalidad y por el oficio que demuestra el guionista a la hora de desarrollar la trama, así que allana el camino para esperar con ganas la publicación del segundo tomo que recopila las peripecias de Catherine. Confiemos en verlo pronto por las estanterías.

The Unknown Vol. 1

  • Autores: Mark Waid y Minck Oosterveer
  • Editorial: Aleta Ediciones
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 112
  • Precio: 12,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.