‘No puedes besar a quien quieras’, el silencio tras el telón

No puedes besar a quien quieras

La destacamos con justicia como una de las mejores lecturas europeas que se podían hacer durante el pasado 2013. No en vano, la segunda entrega de ‘Marzi’, ese recorrido por los recuerdos de la infancia de Marzena Sowa, su guionista, era un magistral ejercicio en los dos frentes que pueden valorarse a la hora de hacer referencia a un cómic, su guión (asombroso) y su dibujo (espectacular). No cabe duda pues que, ante la opción de abrir un nuevo volumen firmado por la autora polaca —por más que éste no viniera narrado gráficamente por el increíble talento de Sylvaine Savoia— las expectativas se situaran a un nivel desde el que la caída podría haber sido dolorosa. Afortunadamente no había porque temer, y ‘No puedes besar a nadie’ se coloca casi a la altura de ‘Marzi’ sin muchos problemas.

Y si digo «casi a la altura» es debido a que, aún siendo de un talante más que notable, la calidad gráfica de Sandrine Revel no juega en la misma liga que aquella en la que podríamos situar a Savoia. ¿Quiere esto decir que estemos ante un cómic de cuestionable recursos narrativos y pobre concreción visual? Para nada. Lo he dicho al comienzo del párrafo, el trabajo de la dibujante francesa es espléndido, tanto en la calidez de su trazo y el preciso tratamiento del color que aplica a sus páginas como en su discurso narrativo, que en conjunción con el guión de Sowa hace grandes los términos elipsis, poética y metáfora.

De hecho, es en el uso del primero, en cómo Sowa nunca llega a caer en la facilidad de mostrar porque sí, donde ‘No puedes besar a quien quieras’ encuentra uno de sus dos pilares fundamentales, siendo el otro la gran metáfora en la que termina arropándose este relato sobre el poder del miedo y de la opresión por parte del comunismo en los países tras el telón de acero en las décadas que sucedieron a la Segunda Guerra Mundial. Enarbolada por las últimas y elocuentes páginas de la historia, y puesta la misma en boca de unos niños que son los protagonistas casi absolutos de toda la historia, la capacidad de la escritora para instilar la reflexión en el lector son casi tan asombrosas como las diversas emociones que este bellísimo canto a la libertad va transmitiendo durante 108 páginas que, sinceramente, terminan sabiendo a poco por el superlativo gusto que dejan en el paladar de aquél que se acerque a ellas.

No puedes besar a quien quieras

  • Autores: Marzena Sowa y Sandrine Revel
  • Editorial: La Cúpula
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 108 páginas
  • Precio: 16,90 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.