‘La increíble Patrulla-X vol.2’, con el corazón en un puño

No voy a afirmar que no las haya, porque las hay. Pero son tan pocas, están tan contadas y se elevan sin ninguna dificultad a la categoría de auténticas rarezas, que no podemos evitar, por más que queramos, alabarlas hasta la saciedad como lo que son: instantes irrepetibles en la historia del noveno arte. ¿Que a qué me refiero? Simple, a las historias de superhéroes que son capaces de trascender el género, ir un paso más allá, tocarnos la fibra sensible, atenazar nuestros corazones y buscar un lugar en algún recoveco de nuestra memoria en el que arraigar con fuerza, exigiendo desde allí, no que no se les olvide, sino que volvamos a ellas de cuando en cuando para poder aprehendernos de nuevo de su grandeza y descubrir, qué duda cabe, nuevos matices que no hagan sino sumar en esa superlativa condición y elevada estima en los que las tenemos. Huelga decir que, obviamente, ‘La increíble Patrulla-X’ de Joss Whedon es una de esas historias.

Mucho fue lo que hablamos por estas líneas del trabajo con los mutantes del responsable de hacernos soñar con la versión para la gran pantalla de ‘Los Vengadores’ cuando, hace unos meses, hicimos parada en el primero de los dos recopilatorios con los que Panini ha vuelto a ofrecernos la que, a mi entender, y junto con aquella a la que da continuación —la que sirvió a Morrison para llegar a lo más alto del cosmos de los hombres y mujeres X— es la mejor historia que los Homini Superior como centro han tenido el honor de protagonizar. Una sentencia que ya avanzábamos allá por mediados de año y que, decíamos, iba a cobrar muchísima más intensidad y fuerza cuando dedicáramos nuestro tiempo a repasar la conclusión de ‘La Increíble Patrulla-X’.

En términos argumentales, lo que aquí sigue es plenamente continuista —vale, es una obviedad, lo sé— con respecto a lo que Whedon había trazado en la primera mitad de la serie, dirigiéndose todo el entramado que el escritor plantea, primero, hacia el brutal golpe que asesta al grupo de mutantes el Nuevo Club de Fuego Infernal para poder hacerse con el cuerpo de Cassandra Nova —aquella hermana de Charles Xavier que Morrison se sacaba de la chistera al comienzo de ‘New X-Men’— y, después, hacia el épico enfrentamiento intergaláctico que llevara a los protagonistas al otro confín de la galaxia para impedir que un arma de poder ilimitado destruya la Tierra.

Abundado todo este esqueleto básico con mil y un detalles que, a la postre, son los que realmente importan cuando se está llevando a cabo la lectura, hay en ‘La Increíble Patrulla-X’ un enorme respeto por parte de Whedon hacia todo aquello que vino antes de él, llámese ese antes Morrison o, por supuesto, Chris Claremont: la cantidad de homenajes a uno, otro y lo que queda en medio de ellos que el creador de ‘Firefly’ realiza es tan abundante como la precisión y oportuno de los mismos, y la forma en la que estos se plantean al lector, ya en la forma de un apunte de diálogo, ya en alguna viñeta en concreto —y me estoy acordando de esa en la que John Cassaday mira con cariño a John Byrne—, convirtiendo el retozar por las páginas en un gozoso viaje para los lectores veteranos.

En una narrativa que se siente cinematográfica por la forma en la que los personajes interactúan entre ellos y por la manera en que se hilvana todo para formar un tapiz que se perciba unitario y cohesivo, el refuerzo que en este sentido supone la voluntad de Cassaday por mirar al séptimo arte hace que, en ciertos instantes, parezca que estamos leyendo el storyboard de una posible adaptación de ‘La Increíble Patrulla-X’ más que el cómic que la inspiró. Ejemplos de ellos hay tantos, y se alternan con tantísima sutileza con los artificios propios del lenguaje secuencial en viñetas, que afirmar que estamos ante el trabajo culmen en la trayectoria del artista de ‘Planetary’ es tan obligado como volver a apuntar —ya lo hicimos en la primera reseña— lo imperfecto de su aparente perfección, llena de escorzos extraños y puntuales errores anatómicos.

Golpeando al unísono nuestra entereza gracias a la combinación del realismo que exudan ambos autores en sus respectivas disciplinas, es el número 25 de la serie, ese ‘Giant Size Astonishing X-Men’ que tanto se mira en su nombre con uno de los ejemplares más famosos de la historia del cómic de superhéroes estadounidense, el que sirve tanto a Whedon como a Cassaday para “echar el resto” y dejarnos completamente vapuleados: dando trágico cierre a la historia de fondo que ha servido de hilo conductor a todo el recorrido de la cabecera, y haciendo que su Kitty Pride sea el equivalente aquí de la entrañable y aguerrida Kaylee de la citada ‘Firefly’, ver como esa gigantesca bala atraviesa la Tierra entrando en fase llevándose en su interior a Gatasombra, resulta siempre igualmente desgarrador, dando igual que nos estemos acercando a la lectura por primera vez o que lo hagamos, como ha sido mi caso, por quinta o sexta. Y eso habla, mejor que cualquier otro argumento, de la insigne grandeza de la que, repito, la MEJOR historia de mutantes jamás escrita.

La increíble Patrulla-X vol.2

  • Autores: Joss Whedon & John Cassaday
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 450 páginas
  • Precio: 30,40 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

5 Comentarios

  1. Una duda, ¿Se pueden leer estos volúmenes sin tener conocimiento de la continuidad de la patrulla? Pasa que no se por donde empezar pero estos volúmenes me llaman muchisimo

    • Todo depende de lo que hayas leído y lo que no aunque sea a salto de mata. Imprescindible, imprescindible, sólo te diría que los ‘New X-Men’ de Morrison por lo mucho que retoma ideas que allí se iniciaron y que, de no conocerlas, te van a pillar desprevenido. Complementario, aunque sólo sea por los muchos homenajes y referencias que se incluyen, los ‘X-Men’ de Claremont y Byrne. Con eso vas sobrado 😉

      • Yo había leído la parte de Claremont desde la segunda génesis y sobre todo, muchos eventos después (house of M, decimation, messiah complex…) pero hacía mucho tiempo que no volvía a este, mi primer comic de marvel. Y ha sido como volver a casa. Qué maravilla. Esa viñeta del primer lanzamiento especial…pues eso, muy especial. Me pillé este fin de semana los dos tomos anticipando la lluvia en Madrid, y no ha llovido, pero no he salido de casa 🙂

        • Jejeje…yo ya lo apunto en el artículo, creo que, junto al ‘Génesis Mutante 2.0’, al arco de ‘Fénix Oscura’ , a los ‘New X-Men’ y a la etapa de ‘Excalibur’ de Alan Davis, es el cómic de mutantes que más veces me he leído y, probablemente, al que con más cariño seguiré volviendo en el futuro. Y es que la forma de manejar las emociones de Whedon…NO ES NORMAL

        • Lo de las emociones es genial, y las mini-réplicas (¿zascas?) que mete de vez en cuando te hace llorar de la risa. La razón que da Kitty a Emma para justificar por qué había llegado tarde me hizo soltar una carcajada e intentar explicárselo torpemente a mi mujer. De verdad que me ha encantado. A la altura de otras obras a las que vuelvo de vez en cuando (All-Star Superman o Sandman, aunque con un registro completamente diferente, claro)

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.