‘ÉtunwAn. Aquel-que-mira’, el western contemplativo

Creo haber afirmado con cierta insistencia a través de los años que el western, en todas sus acepciones, siempre ha sido uno de mis géneros cinematográficos predilectos junto a la ciencia-ficción. Lo que quizás no haya llegado a aclarar, dado que mi actividad aquí suele ceñirse al noveno y no al séptimo arte, es que dentro de las varias sub-categorías que engloban las películas de “cowboys”, mis predilectas son aquellas que nadan en terrenos crepusculares y que, imbuidas de un espíritu cargado de nostalgia, narran historias que tienen lugar en las postrimerías de la época del Far West. Con títulos como ‘Sin perdón’, ‘Bailando con lobos’, ‘Grupo salvaje’ o ‘Hasta que llegó su hora’ como máximos exponentes de dicha categoría en la gran pantalla, este sesgo del western también cuenta con multitud de títulos en el mundo del cómic a los que viene ahora a sumarse esta ‘ÉntunwAn. Aquel-que-mira’, nueva apuesta de Ponent Mon por incursionar en los territorios del lejano oeste como ya lo hiciera, por poner tres ejemplos recientes, con ‘Sykes’ —que abrazaba lo crepuscular sin tapujos—, ‘Buffalo Runner’ o ‘Apache Junction’.

Pero hay algo que separa a ‘ÉtunwAn’ de la terna de álbumes citados y que hace que, a la hora de valorarlo, no podamos echar mano de las mismas herramientas o patrones por los que medíamos a esos que lo precedieron en el seno de la editorial regentada por Emirem Reuveni: el que lo que aquí nos narra Thierry Murat no siga a vaqueros fuera de la ley, pistoleros en busca de aventuras o antiguos militares que recorren el país “desfaciendo agravios y enderezando entuertos —que diría Cervantes— sino que centre su atención en un fotógrafo que, a través de su objetivo, descubre todo un mundo por explorar que, cargado de belleza y poesía, peligra de muerte por la intervención del “hombre blanco”.

Historias que retraten la salvaje incursión que los colonos estadounidenses hicieron en los territorios ocupadpos por los nativos americanos y cómo, de forma sistemática, acabaron con su forma de vida reduciéndolos hoy a una pálida sombra del orgulloso pueblo que fueron en el pasado podemos encontrar muchas, pero tiene ‘Étunwan’ una cualidad que aventaja a la gran mayoría de ellas y que está íntimamente relacionada con el ritmo reposado y el discurso tranquilo que Murat va hilvanando a través de unas viñetas “grandes” —contadas con los dedos son las páginas que tienen más de cuatro divisiones— que, con gran profusión de textos de apoyo, juegan desde la parquedad a dar la información precisa para que sea la imaginación del lector la que complete el relato con su bagaje. El resultado de dicha proposición, la facilidad con la que el artista nos traslada al otro lado del océano en un inequívoco viaje a través del tiempo y la manera en que captura con pocos trazos la enormidad de los espacios abiertos convierten a ‘ÉtunwAn’ en una lectura tremendamente recomendable, tanto para los amantes irredentos del western como para aquellos que no lo sean; algo que habla con más contundencia que ningún otro argumento de la suma validez de este soberbio álbum.

ÉtunwAn. Aquel-que-mira

  • Autores: Thierry Murat
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 30 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.