‘Especial More Fun Comics (1941-2016): 75 años de Green Arrow’, apunta y dispara

75_anosde_GA

Si hace unos meses celebrábamos los tres cuartos de siglo de Flash con un tomo recopilatorio, ahora es el turno de que el arquero esmeralda sople las 75 velitas, y lo hace con un volumen que recoge algunas de las historias más emblemáticas de su trayectoria. Green Arrow vio la luz en las páginas de la cabecera ‘More Fun Comics’, allá por el año 1941. Por aquel entonces era poco más que un pastiche de Batman, con su ridículo Arrowmóvil y un ayudante juvenil todavía más moñas que Robin, llamado Speedy. El guionista Mort Weisinger y el dibujante George Papp fueron los artífices de esa primera aventura con la que se abre este tomo, seguida por otra historia de la Edad de Oro creada por dos pesos pesados de la industria, Bill Finger y Jack Kirby, donde Arrow se reúne con sus homólogos de otros países. En ninguna de estas dos historias primerizas se atisba el potencial que acabaría demostrando el personaje, así que tampoco habría sido de extrañar que hubiera acabado sumido en el olvido como tantos otros superhéroes de la Edad de Oro.

Sin embargo, pasaron los años y Green Arrow cayó en las competentes manos del guionista Dennis O’Neil, que dio un vuelco al personaje y marcó la personalidad por la que sería conocido a partir de entonces. Oliver Queen, el alter ego del arquero, dejó de ser un millonetis despreocupado cuando, en la siguiente historia recogida en este volumen, se quedó arruinado y comenzó a desarrollar esa conciencia social por la que es famoso a día de hoy. En esta historia asistimos también al inicio de su relación con Canario Negro, y encontraremos además los cameos de los personajes más famosos de la JLA. Al pasar la página nos encontramos con la historia titulada «Olimpiadas nocturnas», firmada por dos autores de excepción: Alan Moore y Klaus Janson. Tratándose de ellos, cabría esperar un tebeo más memorable, si bien la intensidad de su recta final mejora notablemente la lectura.

A continuación llega el momento álgido de este tomo, con la emblemática historia «Los pájaros de nieve no vuelan». Dennis O’Neil y Neal Adams son los responsables de este relato cargado de crudeza, donde Green Arrow se enfrenta a una amenaza más mundana de lo habitual, pero no por ello menos espantosa: el infierno de las drogas. Sin excesivas moralinas, y con un tono eminentemente urbano y contemporáneo, Adams y O’Neil nos cuentan esta historia en la que Speedy, el joven ayudante de Arrow, trata de ahogar su angustia existencial pegándole al caballo. El cómic se publicó originalmente en 1971, dentro de la cabecera que el arquero esmeralda compartía con Green Lantern, y no ha perdido ni una pizca de contundencia. De hecho, teniendo en cuenta el infantilismo que impera en buena parte del cómic superheroico actual, me extrañaría que una historia como esta recibiera hoy en día el visto bueno de los editores de las dos grandes editoriales yanquis. Una joyita que, por sí sola, justifica la compra de este volumen.

Green_Lantern_-_Green_Arrow_Vol_1_5

Por desgracia, la siguiente historia que encontramos no resulta ni de lejos tan interesante, más allá de ver a Green Arrow en apuros junto a algunos de los personajes femeninos más importantes de su carrera. Ni el guion de Mike Grel ni el dibujo de Rick Hoberg consiguen dotar al conjunto de excesivo interés. Lo único destacable es que está extraída de la primera colección regular que protagonizó Green Arrow en solitario. A modo de colofón, y tras el tono serio e incluso trágico de las anteriores aventuras, toca relajarse un poco con la aportación de Scott Beatty y Shawn Martinborough. La venta del viejo Arrowmóvil en una subasta digital pone en marcha esta historia tan desenfadada que rinde homenaje, en clave de humor, a los orígenes del personaje.

Especial More Fun Comics (1941-2016): 75 años de Green Arrow

  • Autores: VV.AA.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 176
  • Precio: 17,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.