‘El día 3’, a flor de piel

Cuando se trata de copar con emociones soy, y siempre he sido, tremendamente sensible. Tanto es así que no resulta nada complicado dejarme llevar por ellas y que éstas provoquen que las lágrimas asomen a mis ojos. Ahora bien, hecha esta aclaración creo recordar, si es que mi memoria no me falla, que nunca había llorado por un tebeo; ningún cómic había conseguido llegarme tanto con su historia como para provocar que, a su finalización, la congoja fuera tal que no pudiera contener el llanto. Ninguno hasta que, hace unos días, pude asomarme a este relato lleno de emociones a flor de piel que es ‘El día 3’ y, con un nudo en la garganta durante buena parte de la lectura, no pude evitar que mis ojos vertieran sentidos lagrimones cuando, al cierre de lo que Cristina Durán, Miguel A. Giner Bou y Laura Ballester ponen en juego, constataba la carga de todo lo que acompaña a esta mayestática denuncia que, en forma de viñetas, se hace de cómo se gestionó el accidente del metro de Valencia de julio de 2006 en el que perdieron la vida 43 personas.

Que la política da asco es algo acerca de lo que cualquiera puede apercibirse a poco que esté atento a las noticias durante el tiempo suficiente. Que nuestra democracia dista mucho de estar al servicio real del pueblo, tanto que ha llegado a pervertir el concepto mismo, es una realidad que, conforme uno va ganando años, tiene que aceptar. Y que el futuro de nuestra sociedad pasa por un cambio radical en muchos aspectos que conciernen a aquellos que están en el poder, es una verdad incuestionable de la que el movimiento del 11-M se dio perfecta cuenta y que, lamentablemente, por aquello de que el poder corrompe, el discurso de Podemos parece haber olvidado para dejarse llevar por la corriente que mejor le venga.

Afortunadamente, hay un sector de la sociedad —de tamaño desconocido— que no se calla, que sigue insistiendo en denunciar las injusticias, las desigualdades y los pufos de los partidos políticos a poco que tengan constancia de ellos. Un sesgo al que ‘El día 3’ pone nombres y apellidos con una contundencia catedral que, ceñida de forma exclusiva al hecho tebeístico, coloca al trabajo de Durán, Giner y Ballester como la mejor lectura española y europea que hemos hecho hasta la fecha en lo que llevamos de 2018. Y no debería extrañarnos que así fuera.

A fin de cuentas, dos de los tres nombres que firman esta ejemplar denuncia en voz alta de cómo funcionan las corruptelas y cómo se las gasta el gobierno —tenga el apelativo que tenga, local, autonómico o central— para, mediante tácticas torticeras, intentar acallar a las voces que le incomodan, son responsables de esa maravillosa y emotiva dupla compuesta por ‘Una posibilidad entre mil’ y ‘La máquina de Efrén’, obras ambas en las que el matrimonio formado por Cristina y Miguel Ángel trasladaban a los lectores sus experiencias con la parálisis cerebral de su hija natural y con el arduo proceso por el que tuvieron que pasar para adoptar a su segunda hija: la honestidad de que hacían gala en ambos relatos —que pueden encontrarse, bajo un mismo volumen, en el imprescindible ‘Una posibilidad’—, la forma en que llegaban al corazón del lector y el precioso poso de reflexión que legaban en una u otra eran cualidades que, intactas, se trasladan a ‘El día 3’, añadiendo a la mezcla otras cualidades que hacen de ella, como apuntaba antes, una incuestionable Obra Maestra.

Combinando con una precisión de cirujano, ya el pulso crítico con las autoridades y con la manera en que éstas trataron desde el primer momento de tapar los muchos errores que se les podrían haber atribuido como parte de lo que desencadenó el fatal accidente; ya la parte más humana de la tragedia, esa que sigue a las trabas para lidiar con la pérdida de un ser querido en circunstancias tan atroces; y llevando las dos de la mano hasta su soberbia y emotiva conclusión, la terna de autores firman un tebeo tan necesario y tan cargado de veracidad que tacharlo de periodismo en viñetas quizás no fuera una exageración.

Puesto en valor por la simpleza, limpieza formal y claridad narrativa del trazo de Cristina Durán, ‘El día 3’ es un soberbio testimonio del verdadero poder, ese que no reside en instituciones vacuas ni en personas —personajes, mas bien— que hacen de la demagogia su verdad, sino el que un “pueblo” unido por la determinación de unos pocos es capaz de blandir incansable. Como tal, como vehículo que azuza conciencias, que levanta mil preguntas mientras intenta responderlas sin dobleces ni giros imposibles, el tebeo de Cristina Durán, Miguel Ángel Giner Bou y Laura Ballester alza su voz de manera categórica y se convierte en la alentadora esperanza de que, algún día, esperemos que no muy lejano, las cosas cambien para mejor. Por ello, y por todo lo demás, les damos desde aquí a los tres las gracias…de todo corazón.

El día 3

  • Autores: Cristina Durán, Miguel A. Giner Bou & Laura Ballester
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 216 páginas
  • Precio: 17,10 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.