‘Daredevil: El Hombre sin Miedo 4. El hombre con miedo’, y la fiesta sigue

Daredevil vol

Lo recordaba hace unos días y es algo que llevamos afirmando desde que Mark Waid subiera a bordo de ‘Daredevil’ y se hiciera con las riendas de una colección que Andy Diggle, su último responsable, no había dejado del todo bien «colocada» —no es que su estancia al frente de la serie sea olvidable, pero comparada con la anterior de Brubaker, palidecía—: con la llegada del veterano guionista, el hombre sin miedo ha vuelto a situarse entre las cinco lecturas mensuales de La Casa de las Ideas que hay que hacer sí o sí, llevando Waid al cuernecitos a cotas que el personaje no visitaba desde los tiempos de Bendis.

Continuando las andanzas de Matt allí donde las dejarámos el pasado mes de octubre, lo que Waid comienza a desarrollar en las páginas de éste volumen tendrá repercusión directa en el alucinante giro que la colección daba hace un par de meses en Estados Unidos. Un giro con el que el guionista se ha reinventado por completo al personaje y que habla a la perfección de lo bien que funcionan las ideas que hasta ahora ha ido aportando al transcurso de la cabecera.

(Atención SPOILER) Volviendo a lo que la cuarta entrega de la etapa Waid nos ofrece, y desvelando que parte de ese inesperado giro al que hacía referencia en el párrafo anterior tiene relación con el cáncer que le diagnostican a Foggy, una enfermedad que traerá de cabeza a Matt y, en consecuencia, a la labor del guardián de Hells Kitchen, el guionista va alternando aquí la comedida vertiente dramática hacia la que viran los acontecimientos por la enfermedad del eterno compañero de Murdock y las aventuras de tono más ligero que cruzan su destino con Spiderman o Estela Plateada. (FIN SPOILER)

Daredevil vol

Equilibrando a la perfección ambas vertientes de la narración, Waid sigue ofreciendo una colección que alude tanto al lector de siempre del personaje, ese que continua valorando la continuidad como algo a abrazar, como a los que se incorporaron al oir los cantos de sirena generados por su presencia en la cabecera: pertenezcas a un grupo o a otro —incluso a los dos— lo que te vas a encontrar en ‘Daredevil’ es la perfecta fusión entre el espíritu de siempre de Marvel y una constante revolución de ideas que, al menos hasta ahora, no da muestra alguna de agotamiento.

Como tampoco luce cansancio ese enorme Chris Samnee que pareció entrar casi de casualidad en las páginas de la serie tras la marcha de Javier Pulido y Paolo Rivera y que, sin embargo, ha terminado haciendo suyas las propuestas visuales con las que ambos artistas arrancaban la acción para, poco a poco, convertirse en pieza imprescindible en el discurrir mensual de las tramas urdidas por Waid. Tanto es así, que la inclusión en este volumen de unos números fill-in, dibujados de forma más que digna por nuestro Javier Rodríguez, no hacen sino poner en evidencia la grandeza del trazo y las inmensas cualidades de planificación y narrativa que atesora el artista estadounidense.

LLegados a este punto sólo restan dos cosas. La primera, volver a recomendar en efusivos términos la inmediata adquisición y lectura de tan asombrosa y brillante serie. La segunda, que una vez cumplida la primera, os agarréis bien fuerte a vuestros asientos y os preparéis para lo que Waid os tiene reservados en los números que aún están por venir. Os garantizo que, si sois amantes del buen cómic de superhéroes, «se os va a ir la cabeza». Palabra de boy scout.

Daredevil: El hombre sin miedo 4. El hombre con miedo

  • Autores: Mark Waid, Chris Samnee y Javier Rodríguez
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 208
  • Precio: 18 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.