‘Catalina de Medici. La reina maldita’, compleja, fascinante y de una belleza sin par

No es algo que, atendiendo a lo que ya pudimos leer en su momento cuando ‘Leonor. La leyenda negra‘ cayó en nuestras afortunadas manos, nos tuviera que sorprender en exceso al acercarnos a este nuevo volumen de ‘Las reinas de sangre’ que nos ha hecho llegar Yermo. Y aún así, aún considerando que era una de las cualidades más llamativas de los dos volúmenes que la editorial dedicó a acercarnos la historia de Leonor de Aquitania, no deja de llamarnos poderosamente la atención la enorme complejidad con la que Simona Mogavino y Arnaud Delalande caracterizan esta minuciosa —¿minuciosísima?— reconstrucción de la vida y milagros de Catalina de Medici, la que fuera regente de Francia y una mujer marcada por la tragedia y los convulsos avatares que rodearon a la historia del viejo continente durante el muy convulso s.XVI.

Y si lo hace, si tanto nos sorprenden lo que los guionistas plantean aquí es porque ‘Catalina de Medici. La reina maldita’ no da un respiro al lector tan temprano como en sus primeras páginas, introduciendo nombres y más nombres de incontables personajes históricos como si tal cosa en un arranque que, virulento por las circunstancias que narra, lo es aún más por lo mucho que su asimilación descansa en nuestra capacidad para asumir todo ese torrente de información sin que nuestra cabeza pierda todo norte…todo norte, sur, este y oeste. Lo que ello requiere, obviamente, es no dar cuenta de las páginas como si de un tebeo cualquiera de superhéroes se tratara, esos cuya comprensión depende más de lo que plasman las imágenes que de unos diálogos en ocasiones tremendamente prescindibles. De eso, de diálogos prescindibles no hay aquí nada, y ‘Catalina de Medici’ demanda, y demanda con cierto apremio, que pongamos todo nuestro ser en degustar cada plancha con tranquilidad y sin premura.

Pero claro, cuando éstas vienen dibujadas por Carlos Gómez, que ya nos dejó completante atónitos en ‘Leonor’, todo ese esfuerzo de atención, de no dejar que el más mínimo ruido nos distraiga y de verter todo nuestro «ser tebeístico» en cada página, viñeta, detalle y ribete se torna en un trabajo, si no sencillo, sí muchísimo más fácil. Porque lo que Gómez cuaja aquí es de una riqueza gráfica y documental que casi pareciera que el argentino ha tenido la oportunidad de abrir una puerta mágica a cinco siglos en el pasado y, en esa labor de mera observación, se ha «limitado» a reproducir exteriores, interiores, vestimentas, utensilios y armamento de la época, consiguiendo que el traslado mental al que el lector ha de someterse, sea un simple ejercicio de pasear la mirada por unas ilustraciones de una belleza arrebatadora que tan pronto sorprende por el detalle —sin caer nunca en un molesto barroquismo— como lo hace, sobre todo, por la expresividad y delicadeza con la que se trata a los personajes.

Tal es la magnificencia de lo que recoge el álbum publicado por Yermo, que sólo la presencia de Gómez debería ser acicate suficiente para acercarse a él. Afortunadamente, incluso asumiendo su considerable complejidad, aquello a lo que el dibujante complementa no se queda a la zaga en cuanto a nivel de fascinación y, en su conjunción, ambos extremos entonan un soberbio canto de grandeza que sitúa a ‘Catalina de Medici. La reina maldita’ como una de las lecturas más imprescindibles de este 2020.

Catalina de Medici. La reina maldita

  • Autores: Simona Mogavino, Arnaud Delalande y Carlos Gómez
  • Editorial: Yermo Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 168 páginas
  • Precio: 36 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.