‘¡Batman y Robin deben morir!’, el regreso de Bruce Wayne

batman-robin-deben-morir-portada

La última vez que hablamos de ‘Batman y Robin‘ por estas líneas finalicé con la promesa de retomar el discurso acerca del Batman de Grant Morrison que entonces había dejado inconcluso y traeros, de nuevo de forma muy resumida, todo aquello que se me había quedado en el tintero de cara a este primer final de su excelsa estancia a bordo de las cabeceras del Hombre Murciélago. Así pues, henos aquí preparados para comenzar a desgranar la que podríamos definir como: LA MADRE del CORDERO de TODAS las SAGAS de BATMAN. ¿Intrigados? Seguid leyendo…

(Huelga decir que habrá spoilers a mansalva) 14 números para dar cierre a lo que podría ser considerado una primera parte del cuerpo de una historia que, aún hoy, sigue viva gracias esa ‘Batman Incorporated‘ que está a punto de dar cierre a siete años de un trabajo ejemplar. Unas 400 páginas para redondear el intrincado trabajo de referencias, redefiniciones, simbologías y nuevas lecturas que Morrison comenzaba en 2006.

Un ejercicio que adopta aquí su más compleja acepción ya que, de cara a lo que después podremos leer en ‘Batman INC‘, el escocés necesita cerrar casi todo lo que ha ido planteando, una tarea nada sencilla si tenemos en cuenta que a la hora de abordar dicho cierre, el guionista debe clausurar no sólo lo concerniente a lo que se ha planteado en ‘Batman‘ y ‘Batman y Robin’, sino también muchas de las ideas que aparecían en ‘Final Crisis‘.

El impresionante trabajo de planificación que ello ha requerido por parte de Morrison se aúna con un cómic que reta de forma constante al lector a no perder ni el más mínimo detalle de todo aquello que acontece, algo que no suele ser habitual en el tebeo de superhéroes y que eleva, si cabe aún más, la magnífica percepción que (al menos por mi parte) se termina teniendo de su genial trabajo.

BMROB_Cv11_ds.qxp

Con las piezas perfectamente dispuestas, y el tablero preparado para empezar a jugar, lo que Morrison va planteando en los números que dan cierre a su saga tiene su arranque en los 10 al 12 de ‘Batman y Robin’ (correctamente ilustrados por Andy Clarke), en los que se plantan dos semillas bien diferenciadas.

La más inmediatas son las que terminan descubriéndonos la identidad de Oberon Sexton (el detective enmascarado que ha estado ayudando a Batman y Robin en sus enfretamientos con el Penitente/Simon Hurt y sus hombres) y, por otro lado, la continuación del juego de dominó que es toda la estancia del guionista en las series de Batman y que comienza aquí a adquirir muchísima más relevancia. La otra semilla, la que terminará germinando en ‘Batman INC.’, tiene que ver con Damien, Talia y el control que la hija de Ra’s al Ghul quiere tener sobre su vástago.

Trascendidos estos tres números que dan para muchísimo en cuanto a pistas, referencias y pequeños apuntes de esos que enriquecen la lectura, comienza la saga llamada a responder a muchas de las preguntas que Morrison ha ido diseminando hasta entonces; una lectura continuada que se puede acometer de muy diferentes maneras pero que desde aquí recomiendo a quién no la haya hecho que se plantee alternando cada número de ‘Batman y Robin’ a partir del 10 con uno de los de ‘The return of Bruce Wayne‘ ya que, llegado el 13 (primero de los incluídos en el volumen que nos ocupa), la cosa comienza a adquirir el sentido que, sin duda, Morrison pretende darle a la acción.

¿Y qué vamos a ir encontrándonos en una y otra serie? Comencemos por ‘The return of Bruce Wayne’. Trasladado en el tiempo como ya comentamos debido al Efecto Omega de Darkseid, Morrison va explicando en esta miniserie de seis números como Bruce va avanzando por diferentes épocas de la historia, desde la prehistoria hasta la actualidad.

Return-of-Bruce-Wayne

Convertido por Darkseid en el arma definitiva que acabará con el Universo (al desplazarlo en el tiempo lo que el Dios de Apokolips consigue es que conforme va regresando a su época Bruce vaya acumulando la energía Omega suficiente para poner fin a todas las cosas) Morrison va haciendo que nuestro héroe se vaya encontrando a si mismo en la piel de algunos de sus antepasados, planteando así un pequeño homenaje en cada número a los géneros de cómic que, desde el de aventuras, al noir, pasando por el fantástico o el western, causaron furor entre los lectores de tebeos durante los años cuarenta a sesenta.

Al mismo tiempo, el escritor va enhebrando el tejido sobre el que apoyar todo aquello que ha venido construyendo hasta ahora en su estancia en la serie, aportando datos fundamentales sobre el pasado de la familia Wayne y, sobre todo, sobre la verdadera esencia de Batman y su origen, algo sobre lo que volveré a incidir más tarde.

No menos importante es lo que le espera al lector en las páginas de ‘Batman y Robin’, ya que en los cuatro números que cierran la colección y que se agrupan bajo el título ‘Batman y Robin deben morir’, Morrison plantea una siniestra simetría con el ‘R.I.P’, transmutando la mayoría de las claves del enfrentamiento a tres bandas entre Batman, Simon Hurt y el Joker, en uno a cinco bandas con el añadido de Robin y un recuperado Doctor Pyg.

Con el magnífico trabajo a los lápices de Frazer Irving, Morrison va dando nueva identidad a los hitos, ya visuales, ya argumentales, que fueron jalonando la primera mitad de esta estancia en el personaje,resolviendo al tiempo todas las dudas que había al respecto de la verdadera identidad de Simon Hurt. Un villano que se termina descubriendo como el mejor de cuántos enemigos ha tenido el Señor de la Noche, quizás por debajo del Joker, y que se revela, al tiempo, como un fiel reflejo del complejísimo trabajo de documentación e inserción en la mitología de Batman con el que Morrison ha caracterizado esta magna aproximación al personaje.

batman-robin-2

Todo lo anterior (y aquí tengo que enfatizar el millón de reflexiones y comentarios que me dejo en el tintero para no hacer de esta reseña una tesis doctoral) se cierra, por un lado, en el número seis de ‘The return of Bruce Wayne’ y, por el otro, en el 16 de ‘Batman y Robin’. Y aquí si me voy a permitir ser un poco más específico con lo que Morrison termina desvelando, ya que aquí es dónde, por fin, el escritor termina su proceso de deconstrucción/reconstrucción del personaje y dónde averiguamos cuál era el fin último al que el guionista quería llevar a Batman.

Y ese no es otro que aportar un matiz más a las motivaciones que hicieron que un niño que perdió a sus padres en un callejón oscuro dedicara su vida a la lucha contra el crimen. Establecidos muchos de los parámetros de la personalidad de Batman en títulos puntales como ‘Año uno‘ o ‘El regreso del caballero oscuro‘, lo que Morrison plantea en las últimas páginas del número 6 de ‘The return of Bruce Wayne’, y completa con las últimas de ‘Batman y Robin’ 16, es que Batman nunca podría haber llegado donde está si no hubiera sido por la constante ayuda con la que contó desde un principio.

Primero, con el siempre desinteresado apoyo de Alfred. Después, con los diferentes Robin que han pasado por su vida, así como la gente como Jim Gordon o sus compañeros superhéroes, haciendo que su misión adquiera sentido y perspectiva a cada momento y siendo este el motivo principal para seguir adelante cuando las fuerzas han flaqueado. Tamaño hallazgo de cara a un personaje del que parecía haberse dicho todo, termina alejando a Batman de la imagen de oscuro vengador que siempre le ha acompañado para llevarlo hacia la luz del renacimiento al que le somete Morrison.

Un renacimiento en muchísimos y muy complejos sentidos que aquí no ha hecho más que empezar y que, además, se establece como punto de apoyo perfecto para entender el porqué de ese ‘Batman INC.’ que ECC publicaba hace unos meses y que encontraba su continuación en la ‘Batman Incorporated’ del NuDC que este mismo mes tocará a su fin en Estados Unidos, cerrando así, como decía más arriba, un opus magnum llamado a convertirse en futuro objeto de estudio como una de las historias seminales en la definición del caballero oscuro.

¡Batman y Robin deben morir!

8BAT-EXCELENTE
  • Autores: Grant Morrison y VVAA
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 168
  • Precio: 17,50 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

4 Comentarios

  1. Tiene muy buena pinta, pero se agradecería que aclaráseis un poco el orden de lectura, de la misma manera que habéis hecho en vuestra magnífica reseña del mundodisco (muchas gracias por ello, dicho sea de paso)

  2. La etapa de Grant Morrison me parece insoportable, soporífera. Mala. Pero claro, también me lo pareció All Star Superman y se llevó todas las alabanzas de su año…

  3. Hace un par de semanas que me lo leí, y la verdad es que me gustó bastante. Buen final de trilogía, que ahora habrá que ver como continua en Batman Inc. Después… ya veremos.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.