Pacific Rim: Guillermo del Toro San juega a las peleas de monstruos

Pacific Rim no spoilers

Allá por 2010, Guillermo del Toro saltaba de proyecto en proyecto, aparentemente sin rumbo fijo. Primero, tenía que abandonar la dirección de ‘El Hobbit’ por los retrasos acumulados y los compromisos adquiridos. Su nuevo proyecto prometía ser brutal, la adaptación de la historia de Lovecraft ‘En las montañas de la locura’.

Pero de nuevo otro cambio de planes. La superproducción de los Mitos de Cthulhu se cancelaba, y se anunciaba un nuevo y enigmático destino para el director: ‘Pacific Rim’. Una defensa desesperada de la humanidad frente al ataque de unas criaturas desconocidas. No nos hacíamos una idea de la magnitud que iba a tener este proyecto.

Ayer asistimos al «preestreno» (¿se puede llamar así cuando ya se ha estrenado en medio mundo?) de esta superproducción, que bebe directamente de los géneros japoneses de kaijūs y mechas. A esta hora comprendo dos cosas: que Guillermo del Toro ha logrado adaptar el género de forma más que digna, pero también por qué está fracasando en taquilla.

Si tienes claro lo que vas a ver, enormes mechas luchando contra daikaijūs, vas a disfrutar durante media película con los espectaculares combates. La perfección técnica de estas escenas está muy por encima de lo visto hasta el momento en este género.

El problema está en la otra mitad. No puedes mantener un argumento durante dos horas a base de combates, tienes que mostrar un trasfondo. Del Toro lo ha intentado, tenía una buena idea, pero no ha terminado de cuajarlo por varios motivos.

pacific-rim-guillermo-del-toro-idris-elba

Del Toro comienza con una breve introducción para ponernos en situación. Un portal entre universos se abre en el Círculo de Fuego del Pacífico, la zona de subducción entre las placas tectónicas de Asia, Oceanía y América, responsable de volcanes, terremotos y tsunamis. A través de ese portal surgen enormes monstruos que amenazan la vida en la Tierra.

Tras probar los métodos tradicionales de defensa, se comprueba que esto no basta. Así que las naciones se unen en el proyecto Jaeger: la construcción de enormes mechas de combate preparados para combatir a los kaijūs. Pero los ataques se producen cada vez a un mayor ritmo, y el proyecto empieza a ser considerado como insuficiente, buscándose nuevas alternativas.

Tras esa breve intro, comienza la acción, y no defrauda. Los combates son realmente espectaculares y, con lo complejo que es en este campo, originales y sorprendentes. Los giros y ángulos de cámara, el realismo de las físicas, el color… Impecable.

La perfección técnica de las escenas de combate es impresionante, Michael Bay debería tomar notas

No hay artificios para simplificar las escenas, no hay una oscuridad que oculte los detalles, no hay cambios en el ritmo de la cámara para dar vistosidad. Del Toro ha creado monstruos, biológicos y metálicos, y quiere que el espectador los disfrute plenamente. Que vea los detalles. Y lo logra, vaya si lo logra.

No todo pueden ser combates, así que vemos el conflicto entre personajes durante la otra mitad de la historia. Y aquí es donde Del Toro ha cojeado. El desarrollo de los personajes se queda a medias, siendo bastante planos en la mayor parte de los casos.

Queda clara la principal motivación vital de los protagonistas, pero no se entiende muy bien por qué «ella debe ser mi compañera», o por qué «oh, nosotros estamos llamados a no entendernos». En concreto hay una escena que está a la altura de aquella pelea entre Ben Affleck y Jennifer Garner en ‘Daredevil’, por lo innecesaria.

Gipsy-Danger-ready-for-action

El resultado de todo esto es que las escenas entre personajes son poco creíbles y llegan a cansar. Para colmo, hay dos personajes excesivamente caricaturizados: los dos científicos de apoyo, que aunque tienen escenas importantes en la historia, están planteados como forzados alivios cómicos. Son tan ridículos y caricatos que cada vez que aparecen en pantalla te gustaría poder cambiar de cadena o darle al «fast forward».

Es previsible, ¿pero qué esperabas?

Y si lo que quieres es ver como se zurran la badana los jaeger y los kaijūs, estas cansinas secuencias pueden ser el motivo de las bajas cifras en taquilla. He venido a ver peleas titánicas y edificios derrumbarse, no a que el prota no entienda la extraña relación entre el mariscal y la misteriosa chica japonesa, cuando tú al instante supiste de qué palo iban.

El abuso de clichés y tópicos tampoco ayuda. Si no desconectas medio cerebro, sabrás cómo va a acabar la historia a los diez, quince minutos a lo sumo. Es previsible. Extremadamente previsible. Es difícil escribir sobre su argumento sin que quede claro todo lo que va a pasar.

Kaiju

La tridimensionalidad está en las criaturas, no en los personajes

Si lo que quieres ver son profundos personajes, un drama humano que te ponga los pelos de punta, te has equivocado de sala. Pero bueno, es lo que tiene este género, ¿no? Cuando uno pide en taquilla «dos para Pacific Rim» sabe a lo que va. A disfrutar de épicos enfrentamientos entre mechas y kaijūs desde la costa hasta las calles de Tokyo, a arrasarla una vez más. A ver cómo los edificios se derrumban mientras un bicho y un robot gigante se meten hostias como panes.

Si eso es lo que buscas, ni lo dudes: Guillermo del Toro lo ha logrado, y ha puesto el listón a la altura de un categoría 5. La tridimensionalidad está en las criaturas, no en los personajes.

P.D. ¿Dudas sobre si 2D o 3D? Debo decir que no soy fan del 3D, y de hecho esta es la primera película que veo en 3D en cine. Del Toro no abusa de la profundidad, y la cinta no marea pese a la espectacularidad de los combates. Aunque también creo que hubiera podido apreciar mejor los detalles técnicos en 2D.

En la Fancueva Guillermo Del Toro, Hideo Kojima y Yoji Shinkawa unidos por Pacific Rim

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en

6 Comentarios

  1. Aunque me dijesen que la pelicula es una basura iria a verla de todas formas, primero por que me encanta la tematica de mechas y monstruos gigantes, y segundo por que no me fio de NADIE en estos aspectos…. Me he visto cada (para mi) obra de arte que la gente «entendida» y «cinefilos» flipados declaran que es una basura que ya he escarmentado.
    Yo decido que me gusta y que no, asi que ahi estare en el cine disfrutando como un enano mas que fijo. No espero un argumento enrevesado y filosofico como Evangelion, espero ver a mechas gigantes darse hostias como panes contra «bichos» aun mas grande, y si me asegurais que eso esta cumplido de sobra no tengo nada mas que decir 🙂

  2. » He venido a ver peleas titánicas y edificios derrumbarse, no a que el prota no entienda la extraña relación entre el mariscal y la misteriosa chica japonesa.»

    Este es el tipo de frase que me daba miedo encontrar al leer la review porque precisamente yo voy a ver la pelicula para ver «peleas titánicas y edificios derrumbarse». Espero que, aun siendo un coñazo, las escenas de melodrama humano y por el estilo no sean demasiado abundantes o que al menos esten lo suficientemente separadas.

    De todas formas, como dice Railgun, nada evitara que la vaya a ver si o si (y en VOSE que a Idris Elba no le perdono un doblaje mal hecho (lo hice con Cumberbatch porque no me quedo otra obligacion y aunque no era malo no tiene ni punto de comparacion con el original)).

    • El balance entre combates y exposición de personajes creo que está equilibrado. No parecieron pesadas, sino flojas, demasiado obvias y sin arañar la superficie.

  3. La vi el pasado fin de semana en versión original. La peli me dejó cansado.
    Me explico: he de reconocer que los personajes son muy flojos, hasta un punto que parecen ser simple decorado. Punto negativo.
    Pero, lo que se refiere a las escenas de acción, tanto a la espectacularidad, el nivel de los efectos especiales y el ritmo de las mismas, es simplemente espectacular. A mi gusto, Michael Bay debería aprender mucho de lo que hizo del Toro (todavía me entra mala leche de pensar en qué «carajo» pensaba cuando hizo Transformers 3).
    Para mi gusto es una de las mejores películas de ciencia ficción que he visto en los últimos tiempos. El ritmo es trepidante y, repito, los efectos especiales, fabulosos.
    Si se hubiesen currado mejor la trama entre los personajes y los propios personajes en sí, sería un auténtico peliculón.

    Ah, y en 3D merece la pena. Está muy bien aprovechado, sin llegar a cansar.

    Saludetes!

  4. No entiendo porque que una película sea de mechas justifique que los personajes sean planos.
    Al margen de la acción, yo necesito empatizar con la historia. Una escena de acción gana puntos si a parte te interesa el devenir de los protagonistas.
    Una cosa es que creen intensas y profundas tramas y subtramas, pero el cuidado de los personajes debe ser un mínimo para hacer una película interesante.
    Por ejemplo, el caso de Evangelion, independientemente de todo el fondo bíblico, te crea unos personajes carismáticos con los que el público se interesa y donde no hay forma alguna de predecir lo que pasará a pesar de tener unos caracteres muy marcados.

    ” He venido a ver peleas titánicas y edificios derrumbarse, no a que el prota no entienda la extraña relación entre el mariscal y la misteriosa chica japonesa.”

    Si una escena está bien escrita y encaja en la trama nunca está de más.
    Ahora, si es bazofia predecible y simplona, normal que no nos interese.
    Es como decir que las películas de terror solo importan los sustos cuando la realidad es que si los personajes son idiotas, la película se vuelve casi una tortura.
    Una pena que se haya dejado de lado la psique humana de los personajes. Espero que algún día el blockbuster no sea sinónimo solo de efectos e historias planas y puedan ofrecernos algo más.

  5. Decir que no eres fan del 3D para después reconocer que nunca habías visto ninguna película en 3D…

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.