‘Reckless. Amigo del diablo’, el genio que no cesa

Siempre que agarramos un nuevo volumen firmado por Ed Brubaker y Sean Phillips, las sensaciones son las mismas: de una parte, extrema expectación ante lo que está a punto de ocurrir bajo la casi segura garantía de que será —de que volverá a ser— una experiencia fuera de lo normal; de la otra, cierto temor porque, a ver, ¿cuánto se pueden mantener dos autores en lo más alto sin fallar ni una condenada vez? No mucho, ¿verdad? Al menos no tanto como lo que estos dos genios lo llevan haciendo porque, si algo queda claro echando un vistazo a la trayectoria de ambos hasta la fecha, ¿hay alguna instancia a la que pondríais un pero? ¿A que no? Pues eso, que el temor a que patinen siempre esta ahí, acechando tras la esquina. Más no temáis, que esta segunda «aventura» de Ethan Reckless —de las cuatro que se han publicado hasta la fecha en Estados Unidos— mantiene de tal manera el nivel que resulta hasta complicado guardar la compostura ante tamaño despliegue de brillantez y, sobre todo, no caer en cualquiera de los argumentos que hemos utilizado hasta ahora para cantar las alabanzas del universo ‘Criminal’.

De hecho, ¿qué podemos afirmar de ‘Reckless. Amigo del diablo‘ que no hayamos dicho ya, no en la reseña de ‘Reckless‘ si no en cualquiera de las que hemos dedicado a cubrir la obra de Brubaker y Phillips? Así, sin pensar, cabría valorar que el entramado que construye aquí el guionista vuelve a incidir en adentrarse en los entresijos más oscuros de Hollywood, algo que ya hizo —con resultados ESPECTACULARES— en la magistral ‘The Fade Out‘ y que, como cinéfilo recalcitrante, nunca podré agradecer lo suficiente por más que se trate de una ficción y no de hechos reales de esos que llenarían las páginas de una improbable tercera parte del ‘Hollywood Babilonia’ de Kenneth Anger. También hay que aplaudir con denuedo la capacidad de Brubaker, la eterna capacidad, de hilvanar situaciones impredecibles a las que resulta casi imposible anticiparse y hacerlo, además, poniendo en boca de sus personajes diálogos que siempre, siempre, se sienten tremendamente tridimensionales, aumentando a cada golpe de página nuestra fascinación por un noir al que ha sabido insuflarle tanta nueva vida que ya es de recibo asumir que su nombre figurará para siempre en los anales de la historia del género.

¿Y qué decir de Phillips? Sí, de acuerdo, su estilo no es el más espectacular y trabajado del mundillo y, en ocasiones, incurre en notorias faltas de anatomía o de desencaje de los rostros de sus personajes pero, ¿y lo bien que sientan todas y cada una de sus puñeteras páginas a lo que Brubaker va dictando desde los guiones? ¿Y la precisión con la que se ajustan todas y cada una de sus puñeteras viñetas al ritmo de la historia hasta conseguir que sea imposible imaginar a otro artista al frente de la serie? Esos valores, unidos a su enorme capacidad para definir a un personaje con cuatro trazos y que sea reconocible, hacen de éste —y de cualquier otro trabajo de Phillipsuna auténtica gozada que, en unísono con su compañero de viaje, conforma una cita obligada para cualquier amante del noveno arte. Y, por cierto, agarraos porque la próxima entrega es, si cabe, aún mejor.

Reckless. Amigo del diablo

  • Autores: Ed Brubaker y Sean Phillips
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 144 páginas
  • Precio: 20 euros
Oferta
Reckless n.2
  • Brubaker, Ed (Author)

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar