‘Pilú de los bosques’, cuento con (mucho) corazón

Mi peque ya se lo había leído (más bien bebido) y me había avanzado, con la efusividad propia de su edad, que le «había encantado» y que era uno de los «cómics más bonitos que le había dado para leer». Intrigado por lo que fuera que mi pequeña había encontrado en las páginas de ‘Pilú de los bosques‘, no dejé pasar muchos días desde aquellas afirmaciones hasta que sucumbí a mi curiosidad y me acerqué a una lectura que, a priori, se me antojaba infantil por lo mucho que había convencido a mi hija de 9 años largos. Y si bien lo es, y Mai K.Nguyen sabe cómo formular su relato para que cualquier niño que se acerque a él caiga rendido ante su encanto, pudiéndose identificar rápidamente con la pequeña protagonista, no es menos cierto que ‘Pilú de los bosques’ es de esas lecturas que, sin aparente dificultad, es capaz de aludir a un extenso rango de edad, una historia que hace lo que consiguen muchas de las que han hecho grande a Pixar: que cada lector de edad diferente que a ella se acerque encuentre un mensaje distinto al que aferrarse.

En el caso de mi pequeña, inquirida por servidor toda vez di cuenta del tomo que publica La Cúpula, fue «la amistad de las dos niñas…que la protagonista sea algo rebelde y lleve gafas como yo…lo mono que es el perrito, lo bonito que es el dibujo y lo bonito que es el colorido». Ahí tenéis, en pocas y muy honestas palabras, razones más que suficientes para adquirir este volumen y regalarlo a algún peque que tengáis mano al que le guste leer porque, os aviso ya, vais a dar en el clavo. Pero, como digo más arriba, no os creáis que la efectividad de ‘Pilú de los bosques’ termina en cuanto se da el paso que deja atrás la infancia. Antes bien, diría que la carga de fondo que Nguyen introduce con suma delicadeza, elegancia y economía narrativa, es de esas que convencerán sobremanera a los adultos que a ella se aproximen y vean la manera en que la artista imparte valiosas y contundentes lecciones vitales sin que su discurso resulte manido o manipulador en ningún momento.

En plena sintonía con esa vertiente de la lectura, el envoltorio visual en el que se arropa ‘Pilú de los bosques’ es bonito hasta decir basta: viñetas grandes con un colorido cálido y acogedor que refuerza el protagonismo del encantador trazo de la artista, que con sus redondeces no hace sino aumentar lo muy entrañable de cualquiera de los pocos protagonistas con que cuenta el mismo y, gracias a ello, incrementa exponencialmente la conexión inmediata que se establece entre el lector y ellos y la rápida empatía que despiertan todos. Si a eso le añadimos ciertas connotaciones hacia el mundo Ghibli, y una espléndida edición en cartoné por parte de La Cúpula, no me quedan argumentos para intentar convenceros de que es esta una de esas compras de las que nunca podréis arrepentiros. Os doy mi palabra.

Pilú de los bosques

  • Autores: Mai K.Nguyen
  • Editorial: La Cúpula
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 168 páginas
  • Precio: 22.50 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar