Fandogamia: apostando fuerte por el producto nacional

Os parecerá una chorrada, pero si hay un correo de editorial que me encanta recibir cada mes es el de la gente de Fandogamia. Y no es porque coincida con el momento en que podemos solicitar las muestras del mes que sea para leer y posteriormente reseñar —aunque, seamos francos, por más que pasen los años, y en algunos momentos suponga una carga de trabajo considerable, eso es algo que nunca dejará de «molarlo todo»—, sino porque el humor que gastan en la editorial y la pasión ligada a él que ponen en todo lo que publican es muy, pero que muy CONTAGIOSO: si hay algo que queda claro de esas misivas mensuales es que en la editorial aman con todo su corazón este medio, y eso es una cualidad que queda claramente reflejada en unos tebeos que, todavía sin contar con unas ediciones espectaculares —y no me cabe duda de que terminarán llegando—, rezuman mimo por los cuatro costados.

Un mimo que se extiende a todo su catálogo pero que se deja ver con mayor intensidad —o al menos a nosotros nos parece así— cuando lo que nos ofrecen no es una licencia pillada en el mercado yanqui, sino un producto 100% patrio de esos que, como pasa en los dos que hoy os traemos, nos descubren en papel a nuevos talentos de los que estar pendiente en el futuro. Porque no sólo de grandes figuras y nombres con recorrido ha de nutrirse una disciplina en constante crecimiento que, a día de hoy, y es algo que hemos comentado en numerosas ocasiones, supera por mucho los sueños más locos que mi yo adolescente hubiera podido tener cuando empezó a coleccionar cómics en serio hace 30 años.

La dupla que hoy os traemos, además, no sólo sirve para darnos a conocer a sus tres artistas, sino para demostrar que mucho es el talento que hay en nuestra tierra cuando de lo que se trata es de reinterpretar las claves del manga bajo la óptica e idiosincrasias españolas, algo que Jose Luis Maravall, Marta Cocoa y Laurielle hacen a las mil maravillas en ‘Threason‘ y ‘Nada del otro mundo‘; dos propuestas de temáticas bien diferenciadas que, bajo el influjo del tebeo venido del lejano oriente, plantean historias que hacen descansar su mayor bajo un denominador común: hacerse fuertes en que sus protagonistas sean tridimensionales, sí, pero sobre todo carismáticos, muy, pero que muy carismáticos.

Esa cualidad es la que, sin duda, nos conquista por igual tanto en la historia de amor a varias bandas y fantasía desbordada que es ‘Nada del otro mundo’ o la de amistad y juegos de mesa que es ‘Threason’. Huelga decir, a la vista de nuestra relación pasada en la página con el mundillo de los juegos, que el segundo volumen, editado por Fandogamia en formato manga —ya sabéis, tomo pequeño de precio súper asequible—, es el que a priori más hubiera tenido que resonar con las filias de este redactor y aunque lo hace, al final es el tipo de humor que maneja Laurielle y el tono romántico que imprime a su ‘Nada del otro mundo’ el que termina atrayendo más a ese lado ñoño que siempre ha tenido como placer nada culpable el género de la comedia romántica. Que sí, que algo también hay de comedia romántica en ‘Threason’, pero no es el motor principal de un cómic que, sobre todo, se plantea como carta de presentación del juego de cartas homónimo que también publica Fandogamia.

De igual forma, y por una mera cuestión de gustos personales, a la hora de valorar la labor gráfica de Marta Coca y Laurielle, servidor se decanta por las formas de la segunda y la soberbia alternancia que, en las páginas de su trabajo, tienen dibujos tremendamente trabajados con los típicos monigotes manga puestos ahí como el siempre agradecido alivio cómico del que, desde tiempos remotos, ha echado mano el shonen —y aquí podría poneros mil ejemplos, pero me quedo, por supuesto, con el ‘Dr. Slump‘ de Akira Toriyama…o cualquiera de las historias del nipón fuera de ‘Dragonball‘ que tan bien ejemplifican esta idea—. Cuidado, que ‘Threason’ también lo hace con resultados hilarantes, pero el trazo de ‘Nada del otro mundo’ es más de mi agrado…una mera cuestión personal, como decía.

Así las cosas, es bien evidente que, de tener que recomendar uno sólo de los dos volúmenes que hoy os proponemos de parte de Fandogamia, me quedaría con ‘Nada del otro mundo’ por la calidez que rezuman sus páginas y lo mucho que llega a nuestro corazoncito. Pero, teniendo en cuenta lo muy asequible de ambos volúmenes, creo que hoy vamos a terminar alentándoos a que os hagáis con ambos y disfrutéis de sendas historias llamadas a hacer pasar un rato la mar de entretenido al lector que tenga la fortuna de llevárselos a su casa. Se le puede pedir más a un tebeo, claro, pero no es menos cierto que cuando uno se encuentra con cómics que se planteen hacernos olvidar nuestra atribulada existencia y lo consigan con la eficacia de ‘Nada del otro mundo’ y ‘Threason’, poco argumento en contra se puede esgrimir.

Nada del otro mundo

  • Autores: Laurielle
  • Editorial: Fandogamia
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 120 páginas
  • Precio: 10 euros
Oferta
NADA DEL OTRO MUNDO
  • Güemes, Alicia (Author)

Threason

  • Autores: Jose Luis Maravall y Marta Coca
  • Editorial: Fandogamia
  • Encuadernación: Rústica con sobrecubiertas
  • Páginas: 180 páginas
  • Precio: 8 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar