‘El lobo sobre el mar de las bestias’, en modo ‘300’

Si bien su desarrollo y reflexiones terminan por alejar en cierto modo la clara impresión previa que uno avanza cuando se asoma por primera vez a ‘El lobo sobre el mar de las bestias‘, creo que resulta incuestionable y nada que suponga un demérito ni para el trabajo de Pere Pérez, ni para el de Víctor Santos, que la sombra del ‘300’ de Frank Miller sobrevuela, inquieta, sobre lo que los autores españoles han construido en esta historia de salvajes vikingos plagada de muerte, sangre y venganza. Lo hace, en primera instancia, y de manera más que obvia, por el formato elegido para la publicación del tebeo: un álbum horizontal que en ‘300’ permitió al artífice de ‘Sin City‘ explorar las posibilidades cinematográficas en widescreen de su narrativa —algo que, toda vez fue trasladada a la gran pantalla de mano de Zack Snyder, quedó aún más claramente evidenciado— y que aquí da alas a Víctor Santos para construir unas planchas que insisten en recorrer esa misma senda llena de dinamismo.

Y lo hace, en segundo lugar, porque, al igual que le pasaba a ‘300’, ‘El lobo sobre el mar de las bestias’ reduce considerablemente la carga argumental de su discurso —todo se puede resumir en una venganza como tantas hemos leído en este mundillo o visto en el cine— para dejar espacio a que lo que Santos plantea no conozca muchas irrupciones por parte de los diálogos de turno. Eso sí, aquí es donde encontramos una de las mayores diferencias entre uno y otro título por cuanto, si los intercambios de ideas entre los personajes que Miller hacía desfilar por ‘300’ estaban cargados de estereotipos y rara vez planteaban argumentos interesantes, Pérez consigue dotar de voz propia al constante soliloquio del berserker protagonista para que, en cierto modo, y salvando todas las distancias posibles, nos sintamos identificados con un personaje que ha vivido engañado y que, repartiendo muerte por doquier, sólo busca respuestas.

Dichos diálogos, eso sí —y esto es un tirón de orejas en toda regla para los responsables de la edición— quedan impresos en unos bocadillos de exiguo tamaño con una fuente que se queda en un incómodo equilibrio entre lo mínimamente exigible para ser legible de manera cómoda y aquello que provocará pesadillas a los que, como yo, acusen ya cierta presbicia. Más allá de este detalle, que es más importante de lo que pueda parecer, lo cierto es que las páginas de ‘El lobo sobre el mar de las bestias’ podría ser, fácilmente, el mejor trabajo de Víctor Santos al que este redactor se ha acercado: explorando más de lo habitual sus juegos de sombras y cargando las tintas en los contrastes entre el negro y otros colores —con el rojo, obviamente, como protagonista principal de esa entente— las composiciones de las páginas horizontales apuntalan el talante de espectacularidad que rodea a todo el conjunto e imprimen en el lector la clara impresión de que Santos se ha «dejado la piel» en conseguir que todas y cada una de las 64 páginas de este álbum exuden ÉPICA. A fe mía que lo ha conseguido.

El lobo sobre el mar de las bestias

  • Autores: Pere Pérez y Víctor Santos
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 64 páginas
  • Precio: 25 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar