‘Contrapaso. Los hijos de los otros’, la persistencia de la memoria

Siempre suele decirse que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Dicha expresión, que la historia universal se ha esforzado en refrendar una, otra y otra vez con movimientos cíclicos que demuestran, más allá de toda duda razonable, la inmensa estulticia de la humanidad como masa —el individuo sería cuestión de un análisis más detenido—, siempre ha tenido en la guerra, en cualquier enfrentamiento que se haya cobrado vidas innecesarias —porque, dejémoslo claro, ninguna guerra, se la quiera justificar como se la quiera justificar, es necesaria—, su mayor y más aberrante exponente. Y aunque, en términos muy laxos, la humanidad nunca haya conocido un periodo de paz tan prolongada como la que llevamos viviendo desde que, en 1945, se puso fin a la Segunda Guerra Mundial, nunca debemos olvidar el coste humano que ello acarreó y lo convulsa que fue la historia de nuestro planeta en siglos previos o, acotándolo más, en esa primera mitad del s.XX tan sumida en la oscuridad de la muerte y la desolación.

Una muerte y una desolación que en España habían comenzado en 1936 y que, tras tres años de guerra fratricida que escindió a nuestro país en dos mitades cuyos respectivos fuegos aún hoy muchas voces siguen azuzando, vieron perpetuados sus reinados con casi cuarenta años de un régimen al que ahora, desde el foco de la distancia, se asoma con una elocuencia asombrosa, un gusto exquisito y unas capacidades de asombro una Teresa Valero que se estrena como autora completa en la que muchísimas voces en la red claman ya como lectura española del año.

Sin que, personalmente, comparta esa opinión con otros lectores, al menos no en toda la dimensión que puede apreciarse a poco que uno se acerque a las valoraciones que se pueden leer en diferentes rincones de la red; no quita para que haya quedado considerablemente sorprendido con la extraordinaria forma en que la guionista de ‘Brujeando‘ y ‘Curiosity Shop‘ ha debutado sobre el tablero de dibujo con un álbum que asume reconocibles influencias de colaboradores pasados —no es difícil identificar en las páginas de ‘Contrapaso’ la huella de Juanjo Guarnido en lo «acartoonado» de los personajes o la delicadeza de Montse Martín en las formas compositivas o el gusto por el detalle, algo que, por otra parte, también es «herencia» del artista granadino— superponiendo a ellas una elegancia superlativa, un sentido de la narración espectacular, un ritmo que funciona a las mil maravillas y una labor de investigación que se deja la piel en hacer sentir al lector que se ha trasladado sin inequívocos al Madrid de 1957.

En esa época en la que el Régimen imponía un gobierno basado en el miedo, la represión, la censura y el coartar cuantas más libertades posibles, Valero nos presenta a dos personajes tan opuestos como afines: un veterano periodista cercano a la falange que porta en la solapa el yugo y las flechas pero que ha dejado de creer en lo que ellas significan y comienza a estar tan de vuelta de todo que se encuentra a un paso de que le importen un rábano las consecuencias de sus actos; y un joven idealista que sólo pretende sacar a luz cuantas verdades pueda y que arrastra el pesar de una relación que no pudo ser. Entre ellos, Valero genera las típicas sinergias que hemos visto muchas veces en incontables buddy movies, pero lejos de querer emular los ejemplos más reconocibles del «género», aporta al mismo la suficiente personalidad como para construir algo completamente novedoso que, a la postre, sirve como principal foco de atención de un relato sobre el que hace girar otros muchos polos de interés.

Dichos polos, que pasan por asomarse a la censura de la época, el robo de niños o las intenciones de curación por parte del gobierno de males como la homosexualidad, se engarzan a la perfección en una intriga con asesino en serie de por medio tan bien construida que, hasta cierto punto, resulta complicado anticiparse a la resolución del misterio. Esto, que ya sabéis que valoro sobremanera, no es más que la guinda de un pastel cocinado con muchísimo esmero que merece todas las loas que está recibiendo al esgrimir la memoria histórica como algo más que una burda arma de intercambios políticos y coloca a Valero en los puestos superiores de una lista que, con medio año ya transcurrido, comienza a tomar decidida forma a través de varios proyectos que confirman, una vez más, la maravillosa edad de oro por la que pasa el tebeo patrio.

A contrapaso

  • Autores: Teresa Valero
  • Editorial: Norma Editorial
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 152 páginas
  • Precio: 25 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar