‘Castillo de arena’, tiempo

Haciéndola coincidir con el estreno de la cinta de <b>M. Night Shyamalan</b>, <b>Astiberri</b> nos ofrece una nueva edición del espléndido relato que, con resonancias a <b>Twilight Zone</b> firman <b>Pierre Oscar Lévy</b> y <b>Frederik Peeters</b>.

Como quiera que tiempo ha tuve que resolver dejar de hablar de cine en esta página por meras cuestiones de tiempo —por mucho que quisiera hacerlo, y lo quiero, que conste, cada vez me resulta más complicado sacar huecos para escribir y los cómics tienen que continuar recibiendo mi atención primera—, me gustaría aprovechar estas primeras líneas de ‘Castillo de arena‘ para hacer somera referencia a ‘Tiempo‘, la adaptación que M. Night Shyamalan ha llevado a cabo de la obra de Pierre Oscar Lévy y Frederik Peeters y que, estrenada el pasado verano, se saldaba con resultados bastante irregulares a poco que el guión del cineasta de Philadelphia comenzaba a tomar decisiones que lo apartaban de lo que Lévy planteaba en la muy acertada narración original: mientras la cinta se mantiene fiel al transcurso de lo que discurre en unas viñetas que, en su momento, califiqué de tremendamente cinematográficas, ‘Tiempo’ resulta una estimulante puesta en escena de un tebeo que se mueve siempre por terrenos que rayan en lo ajeno y extraño. Dicha cualidad, que acerca a la obra que reedita Astiberri a postulados que parecen extraídos del ‘Twilighth Zone‘ de Rod Serling, se superpone igualmente un tramo de proyección que, de no haber consumido estas páginas, queda envuelto en ropajes de extrañeza y perplejidad puestos en valor por la inquieta y sobresaliente narrativa de Shyamalan.

Pero, ay, llegado el momento, el cineasta se enfunda el disfraz de profesor que todo tiene que explicarlo y, comienza a meter con calzador, no ya el origen del misterio que rodea a una playa en la que el tiempo discurre con muchísima más rapidez de lo normal, sino la resolución de un clímax que ya se antojaba forzado y que, con la puñetera manía de mucho director yanqui de tener que aclarar hasta la última coma, diluye la práctica totalidad del halo de misterio que había conseguido levantar hasta entonces. Un problema éste que hiere de gravedad a la cinta y que, por fortuna, no se encuentra en unas páginas que depositan total confianza en la inteligencia del lector para llenar, bien los huecos que se esparcen de manera locuaz por el relato, bien para confrontar un final incómodo, abierto y que, pleno en desasosiego, no claudica en dar respuestas concisas.

Generador indiscutible de ese velo de «malrollismo» que envuelve a ‘Castillo de arena’, la fluidez del trazo de Peeters encuentra en el guión de Lévy vehículo perfecto para dar rienda suelta a su característico estilo. Tanto es así, que estamos aquí sin duda ante el mejor y más sólido ejemplo de lo que el dibujante ha llegado a dar de sí en manos de otro guionista que no fuera él mismo. Y es que, como creo haber afirmado en alguna ocasión—y es un algo que se aplica, por ejemplo, a Paco Roca— Peeters nunca es mejor Peeters que cuando se disfraza de autor completo y deja de lado las que, suponemos, serán constantes invitaciones por parte de escritores para que embellezca sus guiones. En ‘Castillo de arena’ no se da dicha circunstancia, y la precisa comunión entre historia y dibujo logra incluso que, en algunos instantes, nos lleguemos a plantear el estar, de forma indiscutible, ante un relato 100% Peeters. Lástima, como apuntábamos, que Shyamalan no haya sabido sacarle todo el jugo y el juego que estas 104 páginas merecían. Sólo un poco más de riesgo habría logrado un filme a la altura de lo que esta magnífica historia merecía.

Castillo de arena

  • Autores: Pierre Oscar Lévy, Frederik Peeters
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 104 páginas
  • Precio: 18 euros

Artículos destacados

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar