‘Mundo salvaje 1’, inicios de un maestro

Ahora que ya no está y que la revisión de su tebeografía se ha convertido en perpetua asignatura pendiente —al menos para este redactor, que, como ha dicho otras veces, tiempo ha dejó de tener posibilidad de releer—, poder acceder a material inédito en castellano firmado por Jiro Taniguchi es una de esas alegrías completamente inesperadas que hay que agradecerle, y mucho, a los chicos de Ponent Mon; máxime cuando, como es el caso, lo que la editorial nos propone con este primer volumen —de dos— de ‘Mundo salvaje’ es un doble viaje en el tiempo y el espacio: en el tiempo, a los comienzos de un artista que, como ahora veremos, evolucionó sobremanera en pocos años; en el espacio, porque las historias que aquí se recogen obedecen a la muy antigua filia de Taniguchi por los espacios abiertos del oeste americano, marco en el que tienen lugar la práctica totalidad de los ocho relatos que conforman el volumen.

En términos de estilo gráfico, asistimos aquí a una recofinguración del trazo de Taniguchi desde unos comienzos, los que representa la historia ‘Voces lejanas’ de 1975, en los que cabe rastrear la influencia en el autor de nombres como Osamu Tezuka o Shigueru Mizuki —más del segundo que del primero—; pasando por ‘La manada’, de 1978, historia en la que quiero ver el sello de Ryoichi Ikegami por más que ambos artistas sean coetáneos; hasta llegar a la dupla formada por ‘Irbis’ y ‘Sirocco’, de 1985 y 1986, en las que ya se reconoce al autor de ‘Hotel Harbour View’ o ‘Crónicas de la era glacial’, títulos igualmente pertenecientes a los años 80 en los que, en plena evolución, Taniguchi comenzaba a prefigurar la limpieza y pulcritud narrativa por la que siempre será recordado.

Ahora bien, si en lo que respecta al dibujo podría llegar a ser hasta imposible afirmar a pie juntillas que estamos ante un libro del autor de ‘Barrio lejano’ —los dos relatos más vetustos así lo atestiguan—, no así en los intereses argumentales por los que se mueven estas pequeñas muestras del talento y la sensibilidad del maestro nipón: siempre volcado con la naturaleza, y con una pasión desmedida por acercarse al choque del hombre con el entorno que vive y transforma a su paso, es incuestionable que la indeleble huella de Taniguchi se encuentra desde la primera a la última de las páginas de un volumen que, por contener a las piedras sobre las que el artista cimentará una trayectoria —y ya lo he dicho hasta la saciedad a lo largo de los años— en la cumbre del manga, resulta imprescindible para los que, como servidor, siempre lo tendremos entre nuestras firmas favoritas del país del sol naciente.

Mundo salvaje 1

  • Autores: Jiro Taniguchi
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 232 páginas
  • Precio: 19 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.