‘El almanaque de mi padre’, Taniguchi magistral

El almanaque de mi padre portada

Todavía con la idea rondando la cabeza del que esto suscribe de dar cuenta en un prolongado especial de todo aquello que se ha publicado en nuestro país de ese GRANDE del manga que es Jiro Taniguchi, hago parada obligatoria en la nueva edición de esa obra maestra del noveno arte que es ‘El almanaque de mi padre’ y que Planeta De Agostini publicaba hace poco dentro de su renovada colección Trazado, ese sello en el que también están viendo la luz los imprescindibles (y me quedo corto) volúmenes del ‘Fénix’ de Osamu Tezuka.

Tercera edición disponible de tan magno trabajo (primero fue editada en tres volúmenes en rústica en la Biblioteca Pachinco y después en un primer integral en tapa dura al que ha venido a sustituir el que hoy nos ocupa) ‘El almanaque de mi padre’ es, sin lugar a dudas, la obra de referencia de Jiro Taniguchi, aquella que cualquier aficionado al cómic en general debería leerse sí o sí y la que, a la hora de hacer una valoración comparativa entre el grueso de una producción que siempre supera el notable, saldría probablemente triunfadora como lo mejor que ha salido de la virtuosa pluma del maestro nipón.

A través del siempre constante preciosismo gráfico que acompaña a la totalidad de lo que Taniguchi ha ido elaborando a lo largo de su más que fructífera trayectoria, el autor japonés narra en ‘El almanaque de mi padre’ una de esas historias de corte personal e intimista que tanto gusta de cultivar siempre que puede, abrazando lo que aquí podemos leer el mismo candor y similar calidez que la que encontramos en títulos igualmente imprescindibles como la fantástica ‘Barrio lejano’, la tierna ‘Mi año’ o las soberbias ‘Los años dulces’ o ‘Cielos radiantes’.

El almanaque de mi padre interior

La historia que Taniguchi compone en ‘El almanaque de mi padre’ es una suerte de reconciliación con la figura paternal a través del relato de la vida del progenitor del protagonista toda vez aquél ha fallecido y los recuerdos que componen la vida de éste comienzan a repasar la suma importancia que la figura de su padre tuvo, sin él darse cuenta, en su devenir existencial. De una sencillez abrumadora y una carga emocional aún más impresionante, el paseo por la memoria al que aquí nos somete el autor termina por provocar la inesperada conexión del lector con las vivencias de los personajes que aparecen por las páginas del volumen, un hecho que habla, y cómo, de la capacidad del autor de universalizar su mensaje por más que aquello a lo que vamos asomándonos esté plenamente atado a una localización geográfica, Japón, y a un tiempo concreto, detalles ambos completamente ajenos a aquél que devora estas sublimes páginas.

Dicho logro es, no obstante, sólo uno de los muchos que va coronando Taniguchi a lo largo de las casi trescientas páginas de que se compone un tomo que, como decía antes, es una lectura IMPRESCINDIBLE que acerca de forma íntima a aquél que la haga a las formas y modos de un autor que tiempo ha entró por derecho propio a formar parte del Olimpo personal de aquellos mangakas a los que, da igual lo que hagan, hay que seguir muy de cerca. Un grupo que completan nombres como Tezuka, Otomo, Urasawa, Mizuki o Toriyama (ojalá que el autor de ‘Dragonball’ volviera a agarrar los lápices) y que componen, para el que esto suscribe, lo mejor que se puede encontrar en el país del sol naciente…en lo que a cómic se refiere, claro está.

El almanaque de mi padre

  • Autores: Jiro Taniguchi
  • Editorial: Planeta DeAgostini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas:272
  • Precio: 16,95 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.