Náufragos, el Robinson Crusoe de los juegos de mesa narrativos

Náufragos de Alberto Corral (Homoludicus)

La literatura tiene a Robinson Crusoe, el cine a Chuck Noland (Tom Hanks en Cast Away) y los juegos de mesa te tienen a ti. Náufragos, un inmersivo juego del malagueño Alberto Corral, nos ofrece la oportunidad de experimentar en primera persona las penurias propias de acabar con nuestros huesos en una isla desierta en mitad del océano, de hacer todo lo necesario para sobrevivir cada día hasta lograr avistar un barco en el horizonte y atraer su atención para ser rescatados.

Encender una hoguera y evitar que se apague, buscar alimento para recuperar fuerzas, construir un refugio, recuperar restos del naufragio, explorar la isla abriéndonos paso hasta la cima de la montaña y lidiar con nuestros compañeros intentando que los objetivos personales no choquen con los del grupo. Esa es la experiencia que ofrece Náufragos y vaya si cumple. Cuando se anunciaron los nominados a Juego del Año hace unas semanas ya mencioné mi decepción al no encontrar este título entre los escogidos, y lo decía en serio.

El juego encuentra su mayor enemigo en un manual de reglas bastante opaco que deja no pocas dudas tras su lectura. El FAQ oficial publicado por la editorial resuelve muchas de ellas y la Hoja de ayuda de los chicos de Destroquelando, que es gerundio termina de allanar el camino. Una vez descifrado el puzzle de su manual, las reglas se resuelven con sorprendente sencillez y salvo por alguna errata puntual y algún texto «de libre interpretación», las partidas transcurren sin dificultad dejando al descubierto todo lo bueno que esconde.

Náufragos de Alberto Corral (Homoludicus)

En lineas generales Naufragos utiliza tres mecánicas, colocación de trabajadores, gestión de recursos y exploración al más puro estilo Elige tu propia aventura. Con la primera asignamos en un tablero común las acciones que realizaremos por la mañana y por la tarde, pagando un coste en energía variable en función de la acción y consumiendo determinados elementos para algunas de ellas en concreto (como madera que tendremos que conseguir previamente para mejorar el refugio, imprescindible para recuperar energía mediante una acción de descanso). Al igual que en otros juegos como Agricola, partimos con una serie de acciones básicas pero conforme avancemos iremos desbloqueando acciones adicionales de la más diversa índole.

Hasta aquí todo correcto. Hay acciones de sobra, y aunque el orden de colocación es importante, no suele darse la (por otro lado interesante) sensación de urgencia del mencionado juego de Uwe Rosenberg. A fin de cuentas Náufragos es un juego semi-cooperativo, lo que significa que es imprescindible trabajar en equipo para sobrevivir, aunque eso sí, una vez fuera de la isla tan solo habrá un único ganador: aquel que haya experimentado la historia más emocionante y se haga de oro con la novela de sus hazañas.

Y ahí es donde encontramos el aspecto más interesante de Náufragos, en la aventura, la exploración de la isla, fundamental tanto para conseguir puntos de historia con los que alcanzar la victoria individual como para coronar el promontorio desde donde conseguir ayuda, vencer a la isla y escapar con vida junto al resto del grupo. Toda esta parte de exploración se desarrolla a través de tres mazos de cartas (costa, interior y corazón) formados por una serie de cartas fijas y otras elegidas al azar. Cada una representa un evento, desde el encuentro con una tribu de caníbales a una misteriosa gruta, y muchas de ellas nos ofrecen múltiples caminos a elegir.

¿Salvaréis a esa indígena a punto de ser sacrificada en honor de algún dios pagano o preferiréis permanecer al margen de tales asuntos? ¿Entraréis en la cueva por si encontráis algo que pueda resultar de ayuda o mantendréis el paso ligero? ¿Y ese dichoso mono que no para de tirarnos cosas desde los árboles? ¿Lo perseguimos o qué? Cada camino nos indica que carta o grupo de cartas con una numeración determinada debemos introducir en el mazo o situar a un lado como una nueva linea de acción, transformando el juego en una aventura tan narrativa como para que al final de cada partida (de las que difícilmente habrá dos iguales) podáis relatarla literalmente con todo lujo de detalles:

Naufragamos en una isla. Conseguir comida no fue difícil pero las fuerzas comenzaron a flaquearnos a partir del segundo día y decidimos construir un refugio más sólido en el que recuperarnos antes de que fuese demasiado tarde. Al tercer día, mientras uno de los chicos se quedó pescando, el resto salimos a explorar la isla pero nos adentramos demasiado en ella y terminamos perdidos, empapados por la lluvia de la tormenta que acababa de desatarse y preocupados por que la madre de la fiera que habíamos cazado viniese a buscarnos para cobrarse su venganza…

Náufragos de Alberto Corral (Homoludicus)

Náufragos de Alberto Corral (Homoludicus)

Náufragos de Alberto Corral (Homoludicus)

Homoludicus fue la primera compañía que apostó por Náufragos editándolo en nuestro país, pero no ha sido la única en ver su potencial y otras como Lookout Games, IELLO, Ghenos Games o Passport Game Studios ya lo han traducido a otros cuatro idiomas para su publicación en Alemania, Francia, Italia y Estados Unidos. En mi opinión se trata de una de esas raras ocasiones en las que das con algo distinto, con personalidad propia, e incluso con sus defectos, considero que estamos ante un título con todo lo necesario para triunfar.

Dentro de la caja

Náufragos (2013)

8.5WILSOOON!
  • Autor: Alberto Corral
  • Editorial: Homoludicus
  • Edad: 12+
  • Duración: 120 minutos
  • Jugadores: 1-4
  • Precio: 35,95 euros

    Lo bueno

  • Si creciste con las novelas de Elige tu propia aventura, este juego te va a encantar. Es uno de los juegos más narrativos que he tenido el placer de disfrutar.
  • Ni rastro del «efecto líder» de los cooperativos. Tienes que ayudar al grupo, pero sin dejar de pensar en qué es lo que más te conviene.
  • ¡Modo en solitario! Es todo un reto, pero mola.
  • Componentes abundantes y de buena calidad especialmente teniendo en cuenta su precio. Preferimos la madera al plástico, pero eso ya es algo personal.

    Lo malo

  • El reglamento deja demasiadas cosas en el aire obligándonos a acudir a Internet en busca de ayuda.
  • El diseño gráfico es algo irregular. Igual te encuentras con una ilustración fantástica que con otra prácticamente amateur.

Comprar Zacatrus!
Sitio oficial Náufragos

Etiquetas

Miguel Michán @miguelmichan

He visto más películas de ciencia ficción y terror de las que mis padres deberían haber permitido. He pasado noches en vela encarnando a un poderoso mago neutral malvado. He llorado con algún que otro juego de Square. Y hasta llegué a convertir mi pasión por el manganime y la cultura japonesa en una forma de ganarme la vida cuando, en Noviembre de 2000, creé Shirase, una revista especializada que dirigí durante tres años mientras colaboraba en las revistas Dokan y Minami. Así que sí, puede decirse que llevo con orgullo eso de ser un friki como la copa de un pino. ¡A mucha honra!

Compartir este Artículo en

2 Comentarios

  1. ¡Parece un juego estupendo! Por desgracia los recursos son limitados, y teniendo ya Agricola, creo que antes de comprar Naúfragos preferiría conseguir juegos más diferentes como algún 18XX, o Eclipse, Earth Reborn, etc. Pero en cuando la rueda vuelva a los juegos de trabajadores, lo tendré muy en cuenta.

    Por cierto, el icono de +1 de google+ no funciona. Es un enlace para compartir la publicación en Google+, en vez de para darle a +1.

    • Bueno, la parte de colocación de trabajadores es bastante anecdótica, nada que ver con agrícola. Tiene mucho más peso la gestión de recursos (comida, madera, nuestra energía) y la exploración.

      Sobre Google+, ¡gracias por el aviso! Le echaremos un vistazo.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.