35 años de la ‘Guía del Autoestopista Galáctico’

Saga de la Guía del Autoestopista Galáctica

La saga de la ‘Guía del Autoestopista Galáctico’ ha cumplido 35 años, desde que en marzo de 1978 la BBC emitiera el primer episodio del serial de radio. No fue hasta finales de 1979 cuando Douglas Adams la convirtió en novela.

Pensada originalmente como trilogía, para luego seguirle “la cuarta parte de tres” y “la quinta parte de la cada vez más imprecisa trilogía”, la ‘Guía del Autoestopista Galáctico’ sigue siendo tan fascinante y absurdamente divertida como el día en el que se lanzó.

En ZonaFandom hemos hablado del Día de la Toalla y su origen. Lo hemos celebrado, una y otra vez. Hemos hablado de la adaptación al cine, un derroche visual que nos dejó fríos con tanto cambio, a pesar de Freeman y Deschanel.

Comentamos de pasada la sexta entrega, escrita por Eoin Colfer a petición de la viuda de Adams, ya que Douglas nunca quedó conforme con cómo había cerrado la saga. Hasta apostamos por la toalla como el gadget definitivo y el motor de improbabilidad infinita, en un duelo que celebramos contra Xataka.

Pero lo que no hemos llegado a hacer es reseñar y comentar cada novela de la trilogía de cinco. Muchos han leído la ‘Guía’, y no han seguido con ‘El restaurante al final del universo’, ‘La vida, el universo y todo lo demás’, ‘Hasta luego y gracias por el pescado’, y ‘Fundamentalmente inofensiva’.

Y eso hay que arreglarlo. Cualquier excusa es buena, y los 35 años es perfecta. No vamos a esperar a que cumpla 42, ¿no?

En la Fancueva | La respuesta a la pregunta sobre la vida, el universo y todo lo demás

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.