‘V de vendetta’, un clásico imperecedero

V-de-vendetta-portada

Si a cualquier lector de cómics se le pregunta por aquellas obras que considera puntales o, de manera más coloquial, qué títulos se llevaría a una isla desierta, es muy probable que un alto porcentaje de los encuestados terminara citando entre ellos de forma ineludible a ‘Watchmen‘, ‘El regreso del señor de la noche‘ y, cómo no, ‘V de vendetta‘.

Y no sería casualidad, ya que, por mucho que hayan pasado casi tres décadas desde su publicación, todas ellas (y algunas más que obviamos por no hacer de esta entrada un mero listado de títulos imprescindibles) siguen siendo objeto de estudio y admiración por cualquiera que se acerque a ellas, ya sea para acometer la enésima relectura de las mismas, ya para (¡afortunado él!) pasar por primera vez sus magistrales páginas.

En el caso de ‘V de vendetta’ (uno de esos títulos que, como acaba ocurrir con la primera edición en tapa blanda que se publica en nuestro país, vuelven a ver la luz en un nuevo formato para así captar más adeptos) lo que se encontrará el lector neófito es una de las series que cimentan, y con muchísima razón, la fama que Alan Moore ostenta en la actualidad (la otra sería, sin duda alguna, la citada ‘Watchmen’).

V-de-vendetta-intermedia

Poniendo en juego como sólo el sabe elementos que conjugan una sociedad distópica con un inusual héroe y mezclando ambos con esa prosa que tan bien le ha caracterizado con el paso de los años, Moore convierte a V de vendetta en un cómic al que podríamos definir, casi sin miedo a parecer exagerados, como el equivalente aviñetado de la gran ‘1984’ de George Orwell.

No en vano, en este retrato pervertido de la sociedad que el inglés concretaba a mediados de los ochenta transpiran muchos de los conceptos que su compatriota introdujera a finales de la década de los cuarenta en su magna y visionaria obra. Así, sobre la opresiva lectura que supone ‘V de vendetta’, algo a lo que ayuda enormemente la impresionante atmósfera visual que crea la paleta de colores que un inspiradísimo John Higgins aporta a los excelsos lápices de David Lloyd, revolotea de nuevo la idea de ese Gran Hermano que todo lo controla, esta vez en la forma corpórea de un gobierno que mantiene a su pueblo condicionado a un modo de vida totalitario regido por el miedo.

Y ese ambiente es el que Moore considera como caldo de cultivo perfecto para que surja el héroe anónimo escondido bajo la máscara de Guy Fawkes, un revolucionario católico inglés del s.XVI que, como bien supo interpretar la espléndida adaptación al cine de James McTeigue (y como después han hecho los diferentes movimientos de protesta surgidos a partir del 15-M), no hace sino esconder las ansias de libertad de toda una nación y, por extensión, de toda una raza, la humana.

V de vendetta

10MASTERPIECE
  • Autores: Alan Moore y David Lloyd
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 288
  • Precio: 19,95 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

4 Comentarios

  1. Vaya por delante que me encanta esta obra. Pero estoy un poco cansado de que se ensalcen sus maravillas, y se escondan sus limitaciones.

    Leyendo lo que Lloyd y Moore han escrito acerca de V de Vendetta, o analizando su errática carrera de una revista a otra, se aprecia claramente cómo la obra iba por unos derroteros y termina por otros. Esa mezcolanza de cómic superheroico, pero acomplejado, con novela política, de espias… Todo ello con una trama supuestamente transgresora, pero maniquea hasta la náusea, destinada a una lectura de entretenimiento. Que no es que sea mal,o ¡al revés! Pero que no me vendan que tiene relecturas, pues con una sobra…

    No quiero ir de troll por la vida, pero esta obra merece un acercamiento más objetivo: Por ejemplo (grande que lo menciones) el espléndido dibujo y color al servicio de la historia, la ausencia de onomatopeyas y la disposición de las viñetas para -como en Watchmen- alejarlo del lenguaje del cómic y acercarlo al cinematográfico, el formato original de «novela por entregas» como en los folletines del siglo XVIII y XIX…

    No decir que «es una obra maestra» y quedarse ahí, agarrado a la estantería de obras occidentales de los 80.

    Pero, por fortuna, hay obras mucho mejores. Esta no esta mal. Pero he visto mucha gente detenerse, anquilosarse más bien, en Watchmen y ésta, y luego ya no aceptan nada más.

    Y el cómic ni empezó con Moore ni terminó con él.

    • Cierto es que hay vida más alla de V de Vendetta, pero no estoy de acuerdo en que el comic no se merezca una relectura, incluso el comic más malo se merece una, seguro que esa segunda vez le sacas algo que no le viste la primera vez, al igual que las películas. Salvo algunas, que no tienen solución, claro esta.

      Watchmen y V fueron una revolución en su momento y creo que a dia de hoy han sabido mantener el mismo interes que causaron hace 30 años, he ahi donde radica su fuerza, y también a las adaptaciones cinematograficas, más V que watchmen en este caso.

      Hay vida más alla de estas obra, correcto, que estas obras se merecen todo lo que le digan, también. Porque, como todo en esta vida, para gustos, los colores.

      • Completamente de acuerdo, aunque solo sea por el montón de referencias de la cultura británica que utiliza. «Remember, remeber el nosequé of November». Lo tuve que buscar en la wikipedia porque de «Remember» nada.

  2. Yo más bien le llamaría El clásico imperecedero.

    De todas formas es un libro complejo en cuanto a política, y va mucho más allá de lo que estos anormales de Annonymous pretenen. Es más, V de Vendetta es un teorema político.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.