‘Un noruego en el camino de Santiago’, la recuperación

He de confesar que, de un tiempo a esta parte, había llegado a empacharme de Jason. El que fuera uno de mis autores europeos favoritos verbigracia a la asombrosa simplicidad con la que engarzaba complejas emociones en títulos como ‘Espera…’, ‘¿Por qué haces esto?’ o en las historias cortas de ‘En pocas palabras’, me había llegado a cansar por la carencia de carisma de sus últimos títulos, a los que le faltaba mucho de la complicidad que anteriores trabajos generaban entre autor y lector y bastante del poso de reflexión que siempre solía acompañar al cierre de sus primeras obras. Con este panorama tan desolador, creo que es de celebrar que lo último del autor noruego, una crónica en primera persona de su transitar por el camino de Santiago el pasado 2016, sirva para reencontrarse con el Jason más locuaz e introspectivo, ese que lo mismo te arranca una carcajada por lo desternillante de alguna de sus ocurrencias que te sume en un instante de profunda exploración del yo. Ambos extremos, y todo lo que queda entre medio, lo podemos encontrar en ‘Un noruego en el camino de Santiago’.

En lo gráfico, poco hay que añadir a lo que ya hemos dicho por activa y por pasiva en las muchas reseñas que le hemos dedicado al artistas en estas líneas digitales: la simplicidad de su estructura, de un pertinaz 4 x 4 que sólo se rompe en cuatro ocasiones para mostrar algún hito del camino —y no es un número azaroso, es que son sólo cuatro las ocasiones en las que Jason se salta la norma que ha regido la inmensa mayoría de sus obras—, se sigue uniendo a la antropomorfización de sus personajes y a la limpieza y claridad de un trazo que nunca ha necesitado de artificios ni adornos. Lo dicho, cuando uno se acerca a un volumen de Jason sabe lo que se va a encontrar incluso antes de abrirlo gracias a la honestidad de unas portadas que ya dicen mucho acerca de lo que albergan las páginas del interior.

Ahora bien, lo que una simple ilustración es incapaz de avanzar es ese apesadumbramiento que siempre impregna los títulos del noruego, esa suerte de nostalgia inagotable hacia algo que nunca se define pero que siempre se escapa y que impide que uno pueda afirmar a ciencia cierta que los personajes de sus historias “son felices”. Acotada dicha afirmación aquí a lo que al autor concierne, resulta muy significativo de ‘Un noruego en el camino de Santiago’ que el relato continuado, honesto y sin florituras de las andanzas de Jason por el norte de nuestro país, mueva a muchas y muy diversas sensaciones, predominando quizás sobre todas ellas que, toda vez se ha cerrado el volumen y uno comienza a dar cuenta de lo leído, las ganas de compartir camino con otros peregrinos se nieguen a abandonarnos, incluso pasados muchos días desde su lectura. Desconozco si la intención última de Jason era esa o si, por el contrario, lo que pretendía era desalentar a sus potenciales lectores pero, sea como sea, lo cierto es que este pequeño gran volumen es un testimonio sólido y contundente del porqué del buen nombre de su artífice y de cuáles son los motivos para que servidor le tuviera tenga en tan buena estima.

Un noruego en el camino de Santiago

  • Autores: Jason
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 192 páginas
  • Precio: 17,10 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.