‘Superman y Batman. Generaciones’, inmenso Elseworlds

A lo largo de las décadas, y respondiendo a la más que obvia maniobra comercial de unir a sus dos pesos pesados, muchas han sido las historias con las que los artistas de DC han unido los destinos de Batman y Superman. Tal sería la sinergia que se le adivinaba al caballero oscuro y al último hijo de Krypton que la compañía lanzaría, tan sólo dos años después del nacimiento del guardián de Gotham, el número uno de ‘World’s Best Comics‘, la que un número después pasaría a llamarse ‘World’s Finest Comics‘ y se mantendría durante cuatro décadas y media como uno de los estandartes más identificables de la editorial. Y aún así, aún habiendo cerrado ‘World’s Finest’ su larga trayectoria en 1986, el interés de DC por seguir uniendo las andanzas de ambos personajes se perpetuaría desde entonces en un sinfín de proyectos que han llegado hasta nuestros días con la última colección capitaneada por Joshua Williamson y David Marquez, esa que incluíamos en nuestra selección de lo Mejor del Cómic USA de 2019.

Como podréis imaginar, entre las incontables propuestas en las que han figurado Batman y Superman, este redactor tiene sus favoritas; de hecho, tres son las que conformarían el podio de lo que servidor considera lo mejor que ha contado con ambos personajes: el bronce iría, por ahora en ex-aqueo, para el ‘Superman/Batman‘ de Jeph Loeb y la citada actual encarnación de la cabecera; la plata, para ‘Superman y Batman. Generaciones‘ que hoy nos ocupa y, el oro, para esa maravilla que se sacaron de la chistera Dave Gibbons y Steve Rude con la miniserie de tres prestigios titulada ‘World’s Finest’, uno de los mejores —si no el mejor— trabajos que hemos tenido el placer de leerle al creador de Nexus y que servía a Gibbons, no sólo para explorar las evidentes conexiones entre sus figuras preeminentes, sino para ahondar en la de las principales némesis de uno y otro, dando en el clavo el dibujante de ‘Watchmen‘ con la forma en la que Lex Luthor y Joker quedaban definidos.

A poca distancia de la grandeza que encierra el ‘World’s Finest’, lo que John Byrne desarrolló en ‘Generaciones’, contando como contó con la total libertad que le otorgó DC al situar este proyecto dentro de la desafortunadamente desaparecida Elseworlds —no sé si lo he dicho alguna vez, pero soy de la opinión de que la gran mayoría de las mejores historias que se han publicado de cualquiera de los personaje de la editorial se ubicaron en los ‘Otros mundos’—, encierra algunas de las más lúcidas ideas que el artista ha plasmado hasta la fecha en sus muy diversas incursiones en el cómic de superhéroes, un mundo en el que lleva hollando en solitario desde los ochenta y en el que ha dejado puntales tan fundamentales como su estancia en ‘Los 4 fantásticos‘ y ‘Hulka’ en Marvel, su maravillosa etapa en ‘Superman‘ o, fuera de las dos principales majors, en esa muy interesante cabecera que fue ‘Next Men‘.

La idea de Byrne, desarrollada a lo largo de dos series de cuatro prestigios y una maxiserie de doce comic-books, nació del epílogo de aquel crossover en el que DC y Marvel unían los destinos de Batman y el Capitán América allá por 1996: después de cerrar dichas páginas, Byrne quiso abundar en el concepto de unos superhéroes que, lejos de la aparente incapacidad para envejecer que muestran en sus series regulares, fueran avanzando en edad de la misma manera que cualquiera de nosotros, los lectores —un concepto que el año pasado hemos visto implantado en Spiderman de la mano de la espléndida miniserie firmada por Chip Zdarsky y Mark Bagley—. Bajo esta premisa, cada uno de los tres «arcos» juega de forma diferente con los años, avanzando de década en década desde los años 30 a los primeros del siglo XXI en la primera; abundando en introducirse en los resquicios del s.XX a lo largo de la segunda con saltos de once años en lugar de diez, y dejando para la maxiserie saltos de 100 años a excepción de dos de los doce números.

Configurando una sólida realidad alternativa en la que hay lugar para todo tipo de golpes de efecto muy del gusto de Byrne y, por supuesto, para una genial reinterpretación de las claves de uno y otro personaje —así como de los secundarios más granados de ambos—, resulta muy significativa la evolución que puede observarse en la calidad del trazo de Byrne: si bien el artista que encontramos aquí abandonó tiempo el «control» que cabía observar en su trabajo con los mutantes o en los primeros tiempos con la primera familia Marvel, hay un clarísimo cambio hacia una mayor soltura y una menor inclinación hacia el detalle conforme se avanza en la lectura y se pasa de la primera a la segunda miniserie o, sobre todo, de ésta a la tercera, con unas planchas muy «sucias» y con una puntual definición de personajes que podríamos calificar como pobre. Afortunadamente dicha suciedad no es suficiente como para empañar las geniales sensaciones que se derivan de una lectura rica, compleja, intrincada y que, dando la sensación de una considerable planificación previa —aunque hay también indicios de cierta improvisación sobre la marcha—, se las apaña para quedar, ya lo decíamos, como una de las mejores visiones que nos han llegado desde el otro lado del charco de tan reconocibles iconos de la cultura popular.

Superman y Batman. Generaciones

  • Autores: John Byrne
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 672 páginas
  • Precio: 49,87 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.