‘Superman: Kryptonita’, el talón de Aquiles del Hombre de Acero

En el prólogo de este volumen, Darwyn Cooke nos resume la historia del número 61 de la colección original de Superman, en la que el Hombre de Acero descubría la existencia de su talón de Aquiles, la kryptonita, así como la de su planeta natal. Pese a que la historia peque de ingenua —e incluso absurda— leída a día de hoy, este tebeo dejó una huella perdurable en Cooke, que decidió reinterpretarla en esta miniserie de seis números en la que cuenta con la inestimable aportación gráfica de Tim Sale, cuyo nombre es garantía de calidad en todo cómic que lo incluya en su portada. Pero vayamos por partes y comencemos primero por analizar el guion de esta propuesta.

Cuando se asoma al tebeo de superhéroes, Darwyn Cooke suele inclinarse por contar historias próximas a las de la Edad de Plata, tanto en espíritu como en ejecución. Hablamos de una etapa más luminosa que la actual, con historias que comenzaban a mostrar ya una complejidad y una madurez muy superiores a las de los tebeos de la Edad de Oro. Cooke demuestra ser un gran conocedor de la esencia de los personajes del Universo DC, aunque no necesariamente de su continuidad, lo cual explica su gusto por remontarse a los orígenes de esos héroes para sacar de su chistera historias inéditas que sigan siendo capaces de sorprendernos. Lo hizo en ‘La nueva frontera’ (y cómo), y lo hace también en este ‘Superman: Kryptonita’, donde explora algunas interesantes facetas de la personalidad del personaje. La fundamental de todas ellas es su vulnerabilidad. El Clark de este tebeo todavía es un mozalbete recién llegado a Metropolis que aún no conoce todo el alcance de sus poderes, y que tampoco sabe hasta qué punto puede forzar su cuerpo y sus capacidades. Un angustiante episodio en un volcán despertará sus dudas acerca de su invulnerabilidad. Y eso es solo el comienzo, pues está a punto de llegar a la ciudad un fragmento del único mineral capaz de acabar con su vida.

El artífice de la llegada de la kryptonita es un mafioso llamado Anthony Gallo, que al parecer está intentando purgar su oscuro pasado con una serie de actividades filantrópicas, al tiempo que coquetea con Lois Lane. Tratándose de un relato clásico de Superman, tampoco podía faltar a la cita su némesis, Lex Luthor, y una vez puestos todos los ingredientes sobre la mesa, Cooke desarrolla una historia que se lee con deleite de principio a fin (pese a que, personalmente, me da la impresión de que el relato se desinfla un pelín en su recta final). La base de esta historia es la interacción entre los personajes, con algunas conversaciones y monólogos muy interesantes, que logran ser profundos sin necesidad de notas rimbombantes ni excesos de grandilocuencia. Y tampoco faltan algunas secuencias de acción para darle más ritmo y emoción al conjunto.

En ese sentido, la labor de Tim Sale es impecable, plasmando sobre la página con idéntica maestría tanto los pasajes más reposados, como aquellos en los que Superman se juega el pellejo. Su inconfundible estilo, con ese dinamismo y esa soltura propios de un Jack Kirby en estado de gracia, casa a la perfección con el regusto clásico del guion de Cooke, y alcanza su plenitud en la recreación de Lois Lane. Pocas veces la hemos visto tan sensual, tan perspicaz, tan elegante y tan tenaz como en estas páginas. Mira que siempre me ha parecido un personaje poco carismático, pero Cooke y Sale la llevan a un nuevo nivel. Lane, Luthor, Gallo, Kent y un pedazo de roca alienígena que guarda una sorpresa dentro. ¿Necesitáis más razones para asomaros a este tebeo?

Grandes autores de Superman: Darwyn Cooke y Tim Sale – Kryptonita

  • Autores: Darwyn Cooke y Tim Sale
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 160
  • Precio: 16,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.