‘Spiderman Superior. Mi peor enemigo’, llega el arácnido 2.0

Fueron muchos, entre los que me cuento, los que recibieron algo más que airados el varapalo que supuso el «Mefistazo». En mi caso, dicho golpe se vio reducido, no cabe duda, porque mi limitado recorrido con Spider-Man por aquél entonces se reducía a la etapa de J.M.Straczynski a bordo del arácnido, pero ello no fue suficiente óbice para que pudiera dejar de apreciar la descabellada maniobra de Marvel al romper de esa manera con décadas de continuidad y decirle, en cierto modo, a los lectores de siempre: «ahí os quedáis con un palmo de narices».

Aunque me costó tiempo y no pocos esfuerzos sacar las ganas de seguir leyendo ‘Spider-Man’ después de que Quesada y compañía reiniciaran a Peter Parker y su alter ego con el ‘One More Day’, he de admitir que las ganas y la desbordante alegría con las que Dan Slott comenzó el ‘Brand New Day’, recuperando para el personaje un cierto sentido de la maravilla y el asombro que había ido perdiendo con el paso de los años, terminaron por conquistarme hasta tal punto que hoy puedo afirmar, sin que me tiemble el pulso que, dejando de lado la que me parece mejor versión del personaje creado por Stan Lee y Steve Ditko —¿hará falta volver a decir que es la «ultimatizada»?— son los años que Slott ha estado al frente del trepamuros los que servidor considera los que de manera más dinámica y entretenida han sabido tratar al hombre araña.

Y de entre todos los recursos, los múltiples resortes y las numerosas ideas que el guionista se ha ido sacando de la chistera desde que en La Casa de las Ideas lo pusieran al frente del personaje, es sin duda el ‘Spider-Man Superior’ que aquí da comienzo el que mejor expone hasta qué punto confiaron en la editorial en que Slott iba a ser capaz de respaldar con argumentos de peso cualquier alocado giro que se le ocurriera sumar a la atribulada existencia de Peter Parker. Y si hablamos de alocado, creo que nada supera a que, como ya se vio en el final del anterior volumen de este Marvel Saga dedicado al arácnido —el 38, para más señas—, la conciencia de un Otto Octavius moribundo pasara a sustituir a la de Peter en el joven y poderoso cuerpo de éste, dando paso a un nuevo capítulo en la historia de la cabecera que, al menos a este redactor, lo mantuvo pegado al iPad durante el tiempo en el que se prolongó.

Habiéndole prometido a Peter que dedicaría sus esfuerzos a luchar contra el crimen, tener a una personalidad tan desquiciada como la del Dr. Octopus en el cuerpo de Spider-man da, en estos primeros compases de la cabecera que incluye Panini en este volumen, para que Slott siente las bases de lo que serán 33 números quincenales de auténtico infarto, imprimiendo el autor un ritmo espectacular a los acontecimientos que rodearán al ¿nuevo héroe? y dejándonos con la boca abierta de par en par cuando, finalizando las páginas del primer número, nos descubra que no todo está dicho en el aparentemente funesto destino del amistoso vecino más famoso de la historia.

Consiguiendo Ryan Stegman y Giuseppe Camuncoli transmitir esa misma vibrante sensación que no te permite despegar la mirada de las páginas conforme éstas van sucediéndose, y sirviendo sus muy personales estilos aupar aún más el muy elevado nivel al que raya el trabajo de Slott, no podemos cerrar estas líneas sin hacer mención a otro extremo de la labor del guionista que resulta encomiable hasta decir basta: la construcción de los muchos secundarios que acumula el coral reparto de esta fantástica ópera.

De entre todos ellos —y ya os adelanto que lo que hace con May o Jonah Jameson es genial— me quedaría sin duda con Anna Maria Marconi, una pequeña —de estatura— científica que se enamorará del Peter ocupado por Octavius y que, tanto en sus coqueteos con él como en sus encontronazos con Mary Jane y en las pesquisas que, llegado el momento, llevará a cabo sobre quién diantres habita en el cerebro del hombre con el que comparte laboratorio, es el mayor hallazgo de un cómic fantástico que se devora y que, digámoslo de nuevo, coloca a Slott como uno de los tres guionistas que mejor han sabido entender qué demonios significa eso de «un gran poder conlleva una gran responsabilidad». ‘Nuff said!!!!

Spiderman. Mi peor enemigo

  • Autores: Dan Slott, Ryan Stegman y Giuseppe Camuncoli
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 120 páginas
  • Precio: 16 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.