‘Soy cátaro. Integral 1’, preciso viaje a la baja edad media

Ante un término tan poco conocido como el «cátaro» que forma parte del título de esta nueva apuesta de Ponent Mon por continuar paseándose por los recovecos de corte histórico de la oferta que nos llega de allende los Pirineos, creí más que necesario —y creo que es algo que cualquier lector debería hacer antes de adentrarse en las entrañas de este espléndido volumen— realizar una pequeña labor de investigación previa y familiarizarme con quiénes fueron los cátaros y qué papel tuvieron en la historia de la Europa de la Edad Media. De manera muy resumida, el catarismo fue un movimiento religioso que se fundamentaba en una dualidad entre Dios y Satanás y predicaba la salvación mediante el ascetismo y el rechazo a todo lo material —si queréis saber más sobre este dogma que terminó siendo declarado herético por el catolicismo, os recomiendo el muy completo artículo de Wikipedia.

Con tales mimbres, y toda vez arrancada la lectura, agradecí sobremanera tener ciertas ideas previas acerca de los cátaros y su ideología por cuanto lo que plantea Makyo en ‘Soy cátaro’ no se lo pone nada fácil al lector en términos pedagógicos: si bien es muy evidente que su intención última es descubrir a su público potencial una de tantas ideologías religiosas que fue aplastada por el peso, el poder y la poca capacidad para la empatía y la aceptación de otros dogmas del catolicismo, Makyo plantea ‘Soy cátaro’ como una lección en sutileza de la que ir entresacando pequeñas ideas aquí y allá que quedan encerradas en un conjunto en el que drama y aventura se mezclan por igual aderezadas, y esto resulta muy sorprendente, con cierto elemento fantástico que hace que el conjunto suba considerables enteros.

Centrados los dos primeros álbumes de los cuatro aquí contenidos en intentar desvelar el misterio que rodea a su personaje central, un amnésico sanador llamado Guilem Roché, y los otros dos en ir abundando en la soberbia reconstrucción histórica que se hace de tan oscura época del viejo mundo, los muchos hallazgos que, en términos de personajes, concurren en Guilem, son también compartidos por un amplísimo elenco de «secundarios» con mayor o menor peso en el discurrir de la acción que, de alguna forma, en contraposición al protagonista, van definiéndolo sin ambages. En ello ayuda el extraordinario trabajo de Alessandro Calore a los lápices y tintas y el no menos magnífico tratamiento cromático que, con esos tonos apagados que, por defecto, casi todos asociamos al medioevo, aplica Claudia Chec. El resultado de maridar tan potentes frentes es un tebeo que se lee con considerable intensidad y fruición y que nos deja ese buen sabor de boca que es sempiterno garante de que, cuando salga su segunda entrega, estemos esperándola con sumo interés.

Soy cátaro. Integral 1

  • Autores: Makyo y Alessandro Calore
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 204 páginas
  • Precio: 39,90 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.