‘Rocketo’: fantasía y aventura con un grafismo sensacional

rocketo_01

Han pasado casi dos mil años desde que el mundo se fue al garete, a causa de una tragedia que devolvió a la humanidad a la casilla de salida. El nuevo mundo, surgido de las cenizas del anterior, es muy distinto a como lo conocíamos; todo está por descubrir, por explorar, por recorrer, y solo unas pocas personas se atreven a adentrarse en sus ignotos y a menudo peligrosos parajes. Entre ellos se cuentan los Cartógrafos, individuos especiales que nacen con una fortaleza fuera de lo común, una brújula incorporada en su mano derecha para guiarse hacia lo desconocido y, lo más importante, una curiosidad insaciable que los impulsa a recorrer el mundo.

Rocketo Garrison es uno de ellos, perteneciente a un largo linaje de Cartógrafos. En sus viajes, que se recogen en esta obra de Frank Espinosa, le acompaña una singular tripulación formada, entre otros, por Spiro Torniquete, hombre-perro de fuerte carácter y gran ambición; Epiku, el entrañable gigante de rostro adusto; y Boaz, el enigmático hombre silencioso que a pesar de su inquietante aspecto parece tener buen fondo, un personaje del que hay ganas de seguir descubriendo más cosas. Juntos se embarcan en una serie de aventuras que Spiro, ya anciano, nos cuenta a modo de flashback al inicio de este volumen. En esta ocasión, nos habla de su incursión en el Mar Oculto, motivo de leyendas para los habitantes del nuevo mundo, y lugar donde a lo largo de los años han desaparecido sin dejar rastro numerosos Cartógrafos.

‘Rocketo’ es un cómic cargado de aventura, acción y fantasía que destaca principalmente por su exquisito acabado gráfico, presentado además en formato apaisado, como si fuera uno de esos cuadernillos de los tebeos de aventuras que se publicaban antaño. Espinosa viene del mundo de la animación, algo que se percibe en el dinamismo con que diseña los movimientos, gestos y expresiones de los personajes, protagonistas absolutos de estas planchas, ya que los escenarios, salvo excepciones, están resueltos con apenas unas pocas pinceladas. En lo que respecta a sus influencias, Alex Ross da en el blanco al describirlas en la introducción que escribe para este volumen. Por un lado, percibimos en los trazos de Espinosa reminiscencias de Chester Gould (el perfil de Rocketo recuerda bastante al de su Dick Tracy), de Jack Kirby (por la espontaneidad de su trazo y ese brío con el que da la impresión de que los personajes vayan a salir volando de la viñeta) y de Darwyn Cooke, por ese acabado a veces próximo a la caricatura, que exuda clasicismo e innovación a partes iguales. Mención aparte merece su uso del color, jugando normalmente con un par de colores base que le sirven para aportar una atmósfera determinada a cada pasaje de la historia, al tiempo que da volumen a sus vivarachos trazos de pincel.

Este apartado gráfico sustenta una historia divertida y llena de imaginación, a la que solo se echa en falta un poco más de ritmo en ciertos pasajes. El primer número (después de la historia corta que inicia este volumen), por ejemplo, funciona bastante bien, al hacernos un resumen de los acontecimientos que cambiaron el mundo, el origen de los Cartógrafos, la infancia de Rocketo… Pero a continuación la trama se atasca un poco hasta que comienza de verdad la aventura hacia el Mar Oculto. No estamos, pues, ante un tebeo de aventuras tan bien escrito como, digamos, Tom Strong (por buscar un referente con el que guarda ciertas similitudes), pero entre su explosividad gráfica y la curiosidad que despierta en el lector ese nuevo mundo surgido de la imaginación de Espinosa, el resultado es lo suficientemente satisfactorio como para que aceptéis sin reparos la propuesta de uniros a la tripulación de Rocketo Garrison.

Rocketo vol. 1: Viaje al Mar Oculto

  • Autor: Frank Espinosa
  • Editorial: Aleta
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 256
  • Precio: 21,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario