‘Pribiloff 1898 y otras historias septentrionales’, GENIO

pribiloff

A la hora de escribir sobre Sergio Toppi, sea cuál sea la obra del insigne artista italiano sobre la que estemos vertiendo nuestras opiniones, se hace estrictamente necesario una observación previa que, considero, viene a dejar claro bajo qué rasero mide éste redactor la producción del desaparecido autor: NINGUNA página producida por el dibujante puede calificarse por debajo del sobresaliente. Así de contundente. Tamaña revelación no deja resquicio de duda acerca de la expectación que levantó la noticia de la publicación de este ‘Pribiloff 1898 y otras historias septentrionales’ con el que, si hay que entender bien lo que apunta el magnífico prólogo de José E. Martínez, Ponent Mon arranca una línea destinada a cubrir la deuda que la edición del tebeo en nuestro país tiempo ha adquirió con un nombre del que lo único que se puede encontrar, salvo que uno quiera adentrarse en las oscuras y cenagosas aguas de conseguir material de hace tres décadas —y ya sabemos cómo pueden dispararse los precios—, son los cuatro volúmenes que editara Ninth Comics entre 2013 y 2014.

Con la calidad que caracteriza a cualquiera de los álbumes adornados con su sello —hay quien critica el excesivo precio de los mismos sin atender ni a lo cuidado de sus ediciones ni a lo arriesgado de las apuestas por material de limitado interés para el lector más “generalista”—, lo que Ponent Mon nos propone en esta ASOMBROSA colección de relatos es viajar de la mano de Toppi a esos mundos cercanos y a la vez lejanos, terrenos y al mismo tiempo ultraterrenales que el autor tan bien supo cultivar con su inimitable estilo gráfico. Caracterizados todos por un cinismo y un fino sentido, bien del humor más negro posible, bien de la ironía más elocuente, los diez relatos que quedan encerrados bajo una portada evocadora como pocas auspician al que a ellos quiera acercarse la entrada a un imaginario portentoso lleno de recursos visuales que dejan por los suelos los mayores esfuerzos compositivos que podamos encontrar en cualquier tebeo al uso de los cientos que se publican cada semana hoy en día.

El talento de Toppi, una figura que debería equipararse en importancia dentro del noveno arte a la de Will Eisner, libera de las ataduras de la constrictora viñeta a unas historias que vuelan libre por la página, rompiendo barreras que el tebeo del viejo mundo nunca suele estar muy inclinada a fracturar. Su virtuosismo con la plumilla, que rasga a placer la superficie del papel para combinarse con un lápiz sobre el que sólo podríamos comenzar a hablar en términos de sublime majestuosidad, compone planchas que inundan nuestra mirada y que en no pocas ocasiones son difíciles de valorar en un único golpe de vista. Sólo la mirada calma, una que se vuelque en detenerse en cada detalle de los que el artista escondía en sus páginas, logrará trascender el asombro inicial que provocan todas y cada una de las 152 que conforman ‘Pribiloff 1898’ y será capaz de dejarse seducir de forma plena e irremisible por la totalidad de una decena de propuestas de las que resulta imposible apuntar a aquella que mejor define el genio narrativo y gráfico de Sergio Toppi; todas cualifican por igual a un genio del arte secuencial acerca del que, esperamos, Ponent Mon tenga a bien seguir descubriéndonos tan espectaculares e inéditas maravillas.

Pribiloff 1898 y otras historias septentrionales

  • Autores: Sergio Toppi
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 152 páginas
  • Precio: 23,75 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.