‘Paletos cabrones’, un viaje por el sur profundo

COB Paletos cabrones COB 1

En paralelo a su destacada labor para Marvel, el guionista Jason Aaron se desmarca con una serie de creación propia en la que retoma el género negro que tanto domina, como ya demostró en la indispensable ‘Scalped’. Ese retorno a las raíces no es solo estético, sino también geográfico, ya que ‘Paletos cabrones’ —’Southern Bastards’ en su edición original— se ambienta en los turbulentos parajes del sur de EE.UU. Concretamente en Alabama, el estado que lo vio nacer. El sur que retrata Aaron en estas páginas responde al arquetipo que solemos encontrar en las películas, cómics y series de TV. Se nos presenta como una región de pueblos pequeños y polvorientos, habitados por rednecks con gorras de béisbol y el gesto torcido en una mueca perpetua, amantes del fútbol americano y propensos a solventar sus disputas a puñetazos, con caciques que rigen el lugar con mano de hierro y a los que ni siquiera el sheriff de turno se atreve a chistar. Un universo en miniatura donde los lugareños se han acostumbrado a que las cosas funcionen de una manera determinada, a que nada cambie, hasta que entra en juego un elemento perturbador que pone su rutina patas arriba.

En ‘Paletos cabrones’ ese elemento perturbador es un hombre llamado Earl Tubb, que regresa al Condado de Craw por primera vez en 40 años. No había vuelto a pisar su pueblo natal desde la muerte de su padre, con quien le une una relación de amor-odio. Al llegar allí se reencuentra con un puñado de personajes violentos y desagradables que siguen las órdenes de Euless Boss, amo y señor del pueblo que además es el entrenador de los Runnin’ Rebs, el exitoso equipo de fútbol. El reencuentro no será precisamente agradable, y las cosas se tuercen todavía más cuando Earl encuentra el bate artesanal con el que su padre trató de impartir justicia en el pasado, durante un suceso en el que acabó encontrando la muerte. Todo ello combinado con recuerdos de la infancia de Earl y de su paso por Vietnam, que aportan un poco más de profundidad al personaje. El enfrentamiento de Earl contra sus antiguos convecinos, que lo miran con desdén y suspicacia, se resuelve a lo largo de los cuatro números de este primer arco titulado “Aquí yace un hombre”.

Southern-Bastards-3-panels

Sin ser una serie tan brillante como otras que ha firmado Aaron, el guionista hace gala de su conocimiento del oficio para escribir una historia sólida y convincente, con personajes bien definidos, saltos en la línea temporal y pasajes de gran intensidad dramática. No obstante, el verdadero interés de ‘Paletos cabrones’ reside en el retrato que Aaron hace del sur estadounidense, y en ese sentido podría haberse distanciado un poco más del cliché para introducir más elementos de su propia experiencia, teniendo en cuenta que se crió allí. Cierto es que el noir necesita cierta estilización, suele basarse en unos códigos y arquetipos determinados, pero si Aaron ofreciera una visión más personal de esta región, seguramente esta colección podría convertirse en un referente de su bibliografía. En cualquier caso, el conjunto funciona, el final te entrecorta el aliento, y el camino queda allanado para contarnos la historia del temible entrenador Euless Boss en el segundo volumen de la serie, de próxima aparición.

Por su parte, el dibujante Jason Latour realiza un trabajo excelente, con un estilo que casa a la perfección con la crudeza del guion de Aaron. Ambos habían colaborado ya en un par de números de ‘Lobezno’ y en uno de ‘Scalped’. La labor de Latour en ‘Paletos cabrones’ destaca especialmente por el coloreado, que él mismo realiza, jugando con una serie de colores dominantes para recrear la atmósfera más apropiada para cada escena. A la vista de los buenos resultados, espero que estos dos autores sigan trabajando juntos en el futuro, tanto en la presente colección como en otras que estén por venir.

Paletos cabrones vol. 1: Aquí yace un hombre

  • Autores: Jason Aaron y Jason Latour
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 128
  • Precio: 14,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.