‘Navegante en tierra’, soberbia colección

Salvo por el leve y lejano contacto que suponía la lectura, hace ya unos años, de su aportación a esa soberbia colección de relatos publicada por Astiberri que fueron las dos entregas de ‘Cortocuentos’, he de confesar mi total desconocimiento acerca de la figura de Raquel Alzate, la artista vasca que es objeto de este ‘Navegante en tierra’ que hoy ocupa nuestro tiempo. Un volumen en el que la editorial bilbaína recoge la esporádica trayectoria de la dibujante desde 2003 hasta la actualidad en su paso por diferentes revistas y publicaciones como ‘Tos’, ‘Humo’, ‘Dos veces breve’ o ‘El balanzín’, nombres casi todos que tampoco sonarán mucho a los aficionados que, como yo, no solamos prestar atención a lo que pasa en la cara más escondida del vasto mundillo que es el noveno arte en España.

Afortunadamente, en el caso de Raquel Alzate, el remedio a tal desconocimiento que pone Astiberri, viene a descubrirnos a una dibujante de una versatilidad asombrosa a la que, contemplando las algo más de 150 páginas que conforman ‘Navegante en tierra’, si hay algo que resulta imposible hacer es acotar: con un estilo que muta sobremanera a cada nueva historia, el trazo de Alzate es tan pronto figurativo como de clara tendencia a una cierta abstracción surrealista en la forma de intentar trasladar la historia de turno. Esta última cualidad es notoriamente evidente en ‘La caja de humo’, el relato más largo de cuantos conforman la lectura y sobre el que más tiene que poner de su parte el lector para entresacar significados.

Lo que rodea a los cinco capítulos que conforman dicha historia es de más sencilla aprehensión y se va moviendo con suma gracilidad entre el blanco y negro y el color, para ir oscilando por los mil y un recovecos de la fantasía que marca, salvo en la historia que da apertura al libro, todos y cada uno de una serie de píldoras de ficción que nunca se avienen a una clasificación cómoda más allá de ese «ser fantásticos»: en la perpetua búsqueda no de una identidad sino de una voz que haga de lo ecléctico su fortaleza, pasearse por las páginas de ‘Navegante en tierra’ se postula como un auténtico viaje que, sin rumbo definido, no puede ser más gozoso. Déjense pues seducir por la mirada perdida de esa medusa que es portada del volumen y, sin miedo a quedarse petrificados más que por la calidad y variedad del mundo que están a punto de descubrir, adéntrense sin miedo en un microcosmos fascinante de uno a otro confín. No se arrepentirán.

Navegante en tierra

  • Autores: Raquel Alzate
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 152 páginas
  • Precio: 17,10 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.