‘MonstruosaMente’, manual de supervivencia

Siempre me ha hecho mucha gracia —bueno, no siempre, que hasta que supe interpretarla como tal, era algo que me jodía sobremanera— ese comentario «tan de madre» que no sólo tu progenitora, sino la gente que cree que te conoce bien, te espeta de vez en cuando para dejarte claro que, cuidado, «te conozco mejor que si te hubiera parido». A esos que con tanta facilidad se colocan en esa altura moral capaz de juzgar cada una de tus decisiones, les diría, con toda la afabilidad posible, que se equivocan de cabo a rabo y que, disculpénme, pero la persona que mejor me conoce soy yo mismo. YO soy el único que vive 24 horas conmigo y, por supuesto, YO soy el único que tiene que lidiar con el catálogo completo de demonios que de forma tan elocuente y honesta expone Alfonso Casas en esta genial obra que es ‘MonstruosaMente’…que sí, que se pueden compartir inquietudes con tu pareja o tus mejores amigos, pero nadie, NADIE, está en tu cabeza cuando en esta empiezan a bullir ideas.

Muy consciente de esto último, el artista español recoge en las páginas de esta novela gráfica todo un pequeño cosmos de simpáticos monstruos que, con nombres como Duda, Ansiedad Social, Miedo, Traumas del Pasado, Pensamientos Tóxicos o Ansiedad por el Futuro, no son exclusiva suya sino que, en mayor o menor medida, son pequeños o grandes resortes de nuestro pensamiento que, al cabo del día, nos pueden asaltar para que «no nos vengamos muy arriba» y estemos atados y bien atados a un suelo del que, en ocasiones, nos gustaría despegar más de lo que lo hacemos. Es bien evidente durante la lectura que el análisis que hace Casas, por muy jocoso que pueda parecer, proviene tanto de la auto-observación como de un, suponemos, considerable proceso de documentación que, maridado con el anterior, deviene en una lectura condenadamente adictiva, tremendamente pedagógica y acojonantemente realista de lo que el ser humano del s.XXI debe confrontar en su día a día.

Dibujada con esmero y un estilo tan imaginativo como agradable, ‘MonstruosaMente’ es tanto una mirada curiosa a lo que ronda por la cabeza de un congénere nuestro —y atención, porque algunas de las situaciones que plantea Casas (ese juicio) son de una maestría espectacular— como un ejercicio que, en ciertos momentos, asusta por lo mucho que parece aproximarse a la realidad del lector —ya cada uno medirá en qué grado de intensidad se acerca a SU realidad—. Al hacerlo, al llegar a empatizar tanto con lo que aquí se nos narra, lo que el artista está consiguiendo es dibujar una suerte de retrato del humano contemporáneo sin necesidad de recurrir a compleja terminología psicológica o a enhebrar un argumentario de difícil digestión. Antes bien, el mayor logro de ‘MonstruosaMente’ es que nos familiaricemos con inquietudes muy habituales de nuestra vida diaria, que les pongamos nombre si es que ya no lo tenían y que, en última instancia, tengamos algún que otro arma, por minúscula que sea, para echarles cojones y pararles los pies. Por todo ello, y por todo lo demás que cuesta expresar con palabras: GRACIAS, Alfonso.

MonstruosaMente

  • Autores: Alfonso Casas
  • Editorial: Random Cómics
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 144 páginas
  • Precio: 17,95 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.