‘Marvel Gold Capitán América y el Halcón: La Saga del Imperio Secreto’, ¡traidor!

Me encanta este tipo de maniobras comerciales que algunas editoriales, como Panini, se suelen sacar de la manga con motivo de alguna historia importante que se avecina. La planificación también hay que tenerla en cuenta y, el hecho de que aparezca este omnigold justamente cuando nos llega en grapa el último evento de La Casa de las Ideas, es algo que hay que aplaudir de manera sonora. Para todo aquel que no sepa de qué estamos hablando, simplemente apuntar que en los Estados Unidos acaba de finalizar una de esas historias que tanta polémica y polvareda han levantado, como todas, y que, como viene siendo habitual en los años recientes, es una puesta al día de alguna saga clásica. Ya ocurrió con Civil War o Secret Wars, así que tocaba irse un poco más atrás en el tiempo y hacerse con unos tebeos míticos, comics que podremos encontrar en este voluminoso tomo que con tanto acierto se ha puesto en circulación recientemente.

Marvel Gold Capitán América y El Halcón: La Saga del Imperio Secreto’ recupera un concepto que, en su día, supuso un antes y un después para el héroe de las barras y estrellas. Ambas versiones, la clásica y la moderna, suponen un retrato de los Estados Unidos de cada época, un análisis social y político en el que los rincones más oscuros y sórdidos del poder juegan un papel muy importante y determinante. Centrándonos en el material recogido en este imprescindible omnigold, supone una traslación directa del sentir de las calles, algo que Marvel siempre ha tenido muy en cuenta, por lo que nos vamos a encontrar con clima de desánimo general, el país perdía su identidad de manera alarmante, la corrupción era el tema principal de todas las tertulias y los famosos valores norteamericanos se difuminaban a una velocidad preocupante.

El guionista Steve Englehart urdía una trama bastante politizada, coincidiendo con todo el caso Watergate, donde una sociedad conocida como Imperio Secreto, escisión de la temible HYDRA, planea desde las sombras hacerse con el poder de los Estados Unidos y, de paso, destruir a uno de los símbolos más representativos del país, el Capitán América. Haciendo un uso dañino de la propaganda y la manipulación, Steve Rogers se convertirá en un héroe perseguido por la justicia y repudiado por sus conciudadanos que lo llevará a enfrentarse al sistema que tantas veces ha defendido. La saga cuenta con el suficiente interés como para ser leída hoy en día y seguir siendo todo un referente del comic superheroico, una de esas lecturas por las que no pasa el tiempo. Englehart no pudo encontrar un mejor socio a la hora de facturar la historia que Sal Buscema, uno de esos dibujantes que ha hecho de todo en la editorial y que sus páginas, fácilmente reconocibles al primer vistazo, son un claro de ejemplo de cómo se debe hacer un comic inmortal. La edición de Panini, como siempre, toda una delicia, un volumen para leer de un tirón y gozar con una saga imprescindible y que podremos comparar con la que ha finalizado hace tan solo una semana. ¿Cuál es mejor? El tiempo dirá si los años tratan por igual a las dos, de momento, sabemos que la de los setenta lo ha hecho bastante bien.
[Grade — 10.00]

Marvel Gold Capitán América y el Halcón: La Saga del Imperio Secreto

  • Autores: steven Englehart y Sal Buscema
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 512
  • Precio: 39,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario