‘Los hijos del crepúsculo’, grandiosa despedida

hijos_crepusculo

Poco podía imaginar, cuando me fui leyendo sus cuatro números conforme DC los fue publicando el pasado 2015, que ‘Los hijos del crepúsculo’ iba a ser la última historia que vería la luz en vida del GRAN Darwyn Cooke. Fallecido a causa de un cáncer fulminante, el estupor que fue encontrarnos el pasado 13 de mayo con la noticia de que el artista estaba combatiendo una feroz forma de la enfermedad repuntó hacia el horror cuando, tan sólo un día después, diversos medios se hacian eco del fallecimiento de uno de los más grandes artistas que nos ha dado el mundo del noveno arte en las últimas dos décadas. Compungidos por la emoción y el golpe que fue recibir tamaña nueva, no fuimos capaces si quiera de publicar una breve noticia o, lo que hubiera sido deseable, un pequeño especial con reseñas de lo más granado de la producción del artista canadiense.

Con dicho especial como compromiso con vosotros, queridos lectores, que queda pendiente para un futuro no muy lejano, homenajeamos hoy a Darwyn Cooke de mano precisamente de la obra que servía de aparente cierre a su carrera en el mundo del cómic. Y digo aparentemente porque, hasta dónde uno sabe y ha podido indagar, podría ser que el artista hubiera finalizado una entrega más de ‘Parker’ antes de fallecer y que IDW la tuviera reservada para publicarla en breve. Una hipótesis que llenaría de felicidad a los que pensamos que con las adaptaciones de las novelas de Richard Stark, Cooke tocó la gloria una y otra vez, pero que no deja de ser eso, una posibilidad no confirmada.

Dejando de lado pues posibilidades y hablando de certezas, es ‘Los hijos del crepúsculo’ una muestra soberbia del tipo de historias por las que Cooke más se caracterizó, historias desarrolladas en una época pretérita que bajo la mirada de Cooke se carga de nostalgia. Esta cualidad, que es observable en todo su esplendor en esa obra maestra que es ‘The New Frontier’, impregna el volumen escrito por Gilbert Hernández para llevarnos de la mano a un pequeño pueblo costero en el que comienzan a suceder cosas bastante inexplicables a raíz de la aparición de una misteriosa mujer de cabellos blancos. Como si de un capítulo de ‘Twilight Zone’ se tratara, Hernández potencia sobremanera —de la misma forma que lo hacía el show televisivo comandado por Rod Serling— tanto al ambiente en el que se mueve la acción, rodeándolo de una fantástica aura de misterio, como, sobre todo, a unos personajes tan reales y cercanos como la vida misma.

Logrando con ello la plena complicidad del lector con tan sólo un puñado de páginas, es en el arte de Darwyn Cooke donde reside la mayor responsabilidad de tender ese majestuoso puente hacia el que se sienta al otro lado de las viñetas. Unas viñetas que el dibujante caracteriza con su habitual estilo «acartoonado» y que nos trasladan de forma inmediata, mucho antes que lo haga el guión, a esa época indefinida —¿entre finales de los cuarenta y finales de los cincuenta?…y si eso parece, ¿cómo es que hay telefónos móviles?— en la que la que se desarrolla el relato. Apoyándose en esa narrativa clara, precisa y libre de falsos gestos grandilocuentes que siempre caracterizó su trabajo, afirmar que la lectura de ‘Los hijos del crepúsculo’ se pasa en un suspiro es tan obvio como que, nada más finalizarla, será raro que no queráis volver de forma inmediata sobre ella para, con la idea clara de qué va a pasar, os podáis fijar con detalle en cómo va sucediendo. Tal era la grandeza de un ARTISTA al que echaremos muchísimo de menos en la escena tebeística. MUCHÍSIMO.

Los hijos del crepúsculo

  • Autores: Gilbert Hernández y Darwyn Cooke
  • Editorial: ECC
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 128 páginas
  • Precio: 14,20 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.