‘La voz que no cesa’, el corazón del poeta

Si bien las circunstancias que desembocaron en su cambio de nombre están bien recogida en muchos rincones de la web, no así aquellas aún inexplicadas —al menos de forma oficial, de manera oficiosa hay mil historias y muchas apuntan a Joan Navarro como principal responsable— que llevaron a Glénat/EDT en un muy corto espacio de tiempo a ser líder de ventas en manga en nuestro país a desaparecer de tapadillo cuando su línea editorial ajena al cómic del sol naciente se ponía más interesante. Cuando todavía no ha transcurrido un lustro de tan lamentable defunción, y mientras algunos aún nos preguntamos cómo pudo dejarse morir una empresa que tantas alegrías nos había dado a sus muchísimos lectores, Astiberri nos la trae a la memoria gracias a la reedición que hacen de uno de los últimos títulos de producción propia que EDT publicó, la aproximación de Ramón Pereira y Ramón Boldú a la vida de Miguel Hernández en ese sentido homenaje hacia el poeta oriolano que fue y ES ‘La voz que no cesa’.

Reeditada por la casa bilbaína en un formato más acorde a la envergadura de lo que aquí podemos encontrar, esta nueva edición de la obra de Pereira y Boldú que los chicos de Astiberri nos han hecho llegar coincidiendo con el 75º aniversario de la muerte del inmortal escritor alicantino añade ocho páginas a las 136 que conformaban el volumen en su aparición original y ofrecen, mediante ellas, un retrato aún más completo de Hernández que el que ya pudimos ver hace cuatro años de mano de aquél tomo en rústica.

En sus páginas, cargadas de forma lógica de una poesía por momentos arrebatadora, los autores de ‘La voz que no cesa’ realizan un recorrido minucioso por la vida de Miguel Hernández desde su infancia hasta su muerte, enfatizando sobremanera las cualidades de “voz del pueblo” que siempre se han asignado a un poeta que supo ver más allá de las estrecheces de miras de su progenitor y del ambiente en el que creció, que dio alas a sus sueños más febriles, que no cesó en el empeño de escribir y de que su escritura fuera leída desde los círculos culturales más selectos a los más llanos y que fue uno de los adalides más locuaces e imaginativos con los que contó la República durante la Guerra Civil.

Todos los esfuerzos de los que Pereira echa mano para hacer de ‘La voz que no cesa’ la biografía definitiva del poeta, Boldú los refrenda con su característico estilo suelto y desenfadado, ese que tan familiar nos resulta a los que hemos leído buena parte de su vida en viñetas y que aquí, no obstante, adquiere un matiz algo más serio, no escatimando esfuerzos el artista de Lleida en que sus planchas, siempre variadas, den respuesta de la manera más completa posible a la ingente cantidad de información que en ellas se recoge. El resultado es una lectura que en algún momento puede resultar farragosa pero que salva dicho escollo de manera portentosa una y otra vez, sirviendo al tiempo de acicate para las mentalidades “estrechas de parietales”, esas que creyeron que podían callar una de las voces que con más fuerza ejerció su talento desde una España dividida y herida de muerte sin darse cuenta que incluso el régimen más opresivo jamás podrá callar al ensordecedor ruido de la libertad.

La voz que no cesa

  • Autores: Ramón Pereira & Ramón Boldú
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 144 páginas
  • Precio: 14,25 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario