‘La misión de Alou. Una maternidad roja’, arte e inmigración

Fue asignatura pendiente del año pasado el haber hablado como mandaban los cánones de ‘No te canses de caminar’, la extraordinaria obra firmada por Teresa Radice y Stefano Turconi que viene hoy más que nunca a colación por las enormes similitudes que podemos encontrar entre la historia planteada por la pareja de autores italianos y la que ahora nos hacen llegar Ponent Mon y Christian Lax con esta ‘La misión de Alou. Una maternidad roja’, un álbum que juega a maridar dos frentes muy diferentes, el del arte y la tragedia de los que se ven obligados a abandonar la tierra que les vio nacer en busca de las oportunidades que pueda ofrecer el primer mundo, y que al plantearse así, entronca de forma directa con esa misma ambivalencia discursiva que podíamos hallar, si bien planteada en términos completamente diferentes, en el acongojante viaje emocional que era el grueso volumen publicado por Dibbuks.

Y si aquél jugaba con ventaja por su considerable extensión, resulta encomiable que Lax, en menos de la mitad de espacio, plantee sensaciones similares con el relato de Alou, un maliense, encomendado con la tarea de llevar una estatuilla de su cultura hasta el Louvre para que sea expuesta allí, tendrá que hacer frente a mil y una peripecias que pondrán en riesgo su vida para intentar llegar a París. Aunque necesariamente episódico por necesidades de extensión, lo ajustado de la parte de la lectura que se refiere al viaje de Alou se basa en las mismas y tristes premisas, no ya de las que encontramos en ‘No te canses de caminar’, sino de cualquiera de las miles de historias que, al cabo del año, llegan a las costas italianas desde Libia o de esas otras miles que tienen como último testigo al silencio eterno del Mediterráneo: jalonando la odisea del protagonista con la violencia, la deshumanización y esa esperanza última que atesoran todos los que se aventuran a cruzar los escasos 300 kilómetros que separan a la costa Libia de la pequeña isla italiana, no podemos menos que sobrecogernos ante el verismo que rezuman algunos de los instantes plasmados por Lax.

Alternado con esa vertiente menos afable y más cruda del relato, encontramos la otra parte, la que sirve como escaparate de la labor investigadora y de conservación del arte de las galerías del Louvre —no perdamos de vista que el tebeo, en su edición original francesa, vio la luz al amparo de Futurópolis y la editorial del famoso museo parisino— y que, algo evidente en ciertos instantes, sirve no obstante como alivio a la carga dramática de su compañera de viaje. Engalanadas ambas por la incuestionable elegancia, plasticidad y belleza del trazo de Lax y la claridad de su narrativa, el doble interés que despierta ‘La misión de Alou’ convierte a esta espléndida apuesta de Ponent Mon en una de esas lecturas que conviene, y mucho, recomendar.

La misión de Alou. Una maternidad roja

  • Autores: Christian Lax
  • Editorial: Ponent Mon
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 144 páginas
  • Precio: 32 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.