‘La Gran Novela de La Patrulla-X Original’, pasión por unos personajes


A servidor siempre le han gustado los experimentos editoriales como el que hoy nos toca reseñar. Eso de tener una idea, más o menos original, y ejecutarla con bastante tino a la misma vez que se juega con el formato del tebeo y elegir a un autor que se salga un poco de lo “común”, suele dar muy buenos resultados y muchos aficionados ajenos a los superhéroes (siempre que hablemos de las dos grandes) pueden llegar a interesarse por algo que hasta hacía muy poco estaba de más para ellos. Así, a bote pronto, se me vienen a la cabeza aquellas antologías, tanto de Marvel (Strange Tales) como de DC (Bizarro World), en las que lo más granado del comic independiente aportaban una visión nueva de los personajes de ambas compañías. Bien es cierto, o al menos eso me parece a mí, que la editorial de Burbank siempre se ha mostrado más abierta a arriesgar un poco más con estos productos “especiales” (el formato Absolute, el inmenso “Wednesday Comics” o la reciente línea “Black Label”), por eso fue toda una sorpresa ver este ‘La Gran Novela de La Patrulla-X Original” con el sello de La Casa de las Ideas impreso en su gigantesca portada.

Para empezar, el contar con alguien como Ed Piskor (genio tras la premiada “Hip-Hop Family Tree”) siempre supone un punto extra de interés, por su estilo y por todo lo que significa que alguien ajeno al mundillo pijamero entregue un trabajo como este. Fan declarado de los mutantes, Piskor se sumerge en las profundidades históricas de los pupilos de Charles Xavier para facturar un trabajo lleno de amor y cariño por unos persones que han aportado más de lo que pensamos a la grandeza de Marvel. Un repaso cronológico, una relato oral, una crónica gráfica, llámenlo como quieran, elijan un buen asiento y prepárense para disfrutar de una historia muy especial contada por Uatu El Vigilante en la que no falta ni un solo momento de importancia que haya vivido el grupo de héroes. Intentar resumir casi trescientos tebeos (el autor se puso como meta el número 281 de The Uncanny X-Men) en una obra de trescientas páginas, aproximadamente, no era tarea fácil, sobre todo si se quiere evitar el caer en momentos tediosos o de escaso interés.

Nos podemos imaginar el proceso de investigación y de documentación al que Piskor se sometió para poder llegar a alcanzar el nivel de detalles que despliega en su obra. Detalles que no solo se ven reflejados en la labor de orfebrería argumental, sino también en la parte gráfica con la que podemos deleitarnos desde la primera página del volumen. El estilo “simple” y sencillo del de Pensilvania brilla de manera agradable y certera en un tebeo gigantesco en todos los sentidos ya que, al igual que la mencionada odisea “hiphopera” cuenta con nada más y nada menos que con 34 centímetros de alto, un tamaño ideal para poder apreciar la cantidad de detalles que se incluyen por viñeta. Pero medidas a parte, habría que hablar, por encima de todo, de respeto a unos personajes que llevan dando guerra desde los años 60 y han pasado por todo tipo de vicisitudes, desde muertes a resurrecciones pasando por continuas peleas internas e innumerables traiciones. A todos los aciertos que Panini lleva cosechando mes tras mes, habría que añadir uno más, en concreto, la gran relación calidad-precio que se puede encontrar en este volumen. Un tomo, como hemos apuntado, de gran tamaño, con un papel que reproduce a la perfección todo el nivel de detalle, incluido ese primer número de The X-Men dibujado por Jack Kirby y recoloreado para la ocasión por el propio Piskor. ¿Qué más se puede decir? Quizás que no se demore demasiado la segunda parte, ya aparecida en los Estados Unidos, para poder seguir disfrutando de este homenaje a uno de los grupos más grandes que ha dado el Noveno Arte.
[Grade — 10.00]

La Gran Novela de La Patrulla-X Original

  • Autores: Ed Piskor
  • Editorial:
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 120
  • Precio: 18.00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.