‘La espada de las eras. Libro 1: Avalón’, fabulosa iteración sobre la épica artúrica

En estos tiempos en los que nos ha tocado vivir, en los que el concepto de actualidad ha entrado en una constante permuta que olvida lo que era noticia de rabiosa primera página a los pocos segundos de haberse emitido, para pasar al siguiente fenómeno de titular, hablar de algo que apareció por estas mismas líneas hace cinco años es como hablar de un artículo escrito en el pleistoceno. A ver, es lo que hay, y a veces resulta doloroso pensar que nuestro inmenso archivo de reseñas —que supera ya las 2500 entradas— no es más que un peso muerto en lugar de ser un ente vivo capaz de sobrevivir más allá de tres o cuatro scrolls de Twitter.

Esta pequeña digresión viene a cuento porque la última vez que hablamos de Gabriel Rodríguez en Fancueva fue hace un lustro cuando Panini daba por finalizada en su sexto volumen la primera edición que dedicaron a la MAGISTRAL ‘Locke & Key’, la serie de horror y fantasía escrita por Joe Hill y dibujada por el artista chileno que supuso, al menos en lo personal, el descubrimiento de un artista sin parangón y cuya versión en imagen real esperamos como agua de mayo después de que, tras muchos avatares —algunos de los cuales aclara el escritor en el prólogo que abre el presente volumen—, se encuentre ahora mismo en fase de rodaje con vistas a su emisión por Netflix a finales de este año o principios del que viene.

Desde que ‘Locke & Key’ finalizara, y después de que este redactor rescatara su espectacular ‘The Great & Secret Show‘, una adaptación a viñetas de la novela homónima de Clive Barker trasladada a guión por Chris Ryall, Gabriel Rodríguez no se ha prodigado en exceso. Por ahí andan esa pequeña maravilla que es el ‘Little Nemo Returns to Slumberland’ o los cuatro números que volvieron a unirle a Joe Hill para publicar una propuesta del guionista de resucitar la televisiva ‘Tales from the Darkside’ que no llegó a buen puerto. Pero, al margen de ambas instancias, era de los que ya estaba impaciente por poder dejarme embelesar con la habilidad gráfica de Rodríguez cuando en mis manos cayó —es un decir…el descubrimiento fue online— el primer número de ‘Sword of Ages’. Y la ansiedad de la larga espera se esfumó en segundos…

Un ejemplo, de los muchos que hay en ‘La espada de las eras’, de la grandeza de Gabriel Rodríguez

Huelga decir que la sorpresa de encontrarme con el primer número de la serie fue mayúscula, aunque no tanto como el hecho de que, una vez leído, lo que planteaba Rodríguez en sus páginas, y seguiría planteando después en los cuatro números posteriores que conforman el primer arco argumental de la cabecera, fuera una espléndida reimaginación de las leyendas artúricas que resitúa a los míticos personajes de la Inglaterra medieval no en otra época, sino en otro planeta, un mundo plagado de criaturas fantásticas en el que Avalón, la chica que es equivalente de Arturo de Pendragón, tendrá que lidiar con un conflicto a gran escala entre las fuerzas del bien y las del mal —ambas con sus zonas grises, que no estamos en el medioevo—.

Centrado en la construcción del mundo, en la presentación de los personajes, en dejar las bases puestas para lo que vendrá a continuación y, por supuesto, en que todo el conjunto esté trufado de grandes secuencias épicas y batallas de esas que hacen que a uno se le desencaje la mandíbula, Rodríguez consigue caracterizar a este primer arco argumental como una suerte de inmenso prólogo que le permite situar a todas las piezas para, tras su más o menos esperable resolución, poder continuar por dónde le venga en gana de cara al futuro. No quiere esto decir, ni mucho menos, que este Libro 1 peque de poco sorprendente, pero lo que sí que se le echa en falta a una narración que avanza a ritmo vertiginoso es, en algunos momentos, que se lo tome con más calma, algo que cabría achacar a que sea éste el primer tebeo —al menos que nosotros sepamos— del que el chileno es autor completo.

No hace falta aclarar que, más allá de esa nimia falta, servidor no tiene más que halagos, no ya hacia la forma en que Rodríguez reinventa una mitología, la artúrica, de la que me declaro ferviente amante, sino hacia la manera en que pone en pie en términos gráficos un microcosmos creíble y plagado de detalles que hacen mucho más auténtico todo lo que se dispone ante nuestra atónita mirada: el mimo con que el artista trata el diseño de vestuario o las arquitecturas donde se desarrollan las diversas acciones le trae a uno a la cabeza a los chicos de Weta y su compromiso por conseguir que la Tierra Media de la trilogía de Peter Jackson adquiriera, en ciertos sentidos, tonos hiperrealistas. Si a eso se le une una narrativa prodigiosa, que nunca falla en colocar el punto de vista y jamás yerra en el discurso de una secuencia de acción —o una de diálogo— creo que es de recibo cerrar estas líneas recomendando sin ningún tipo de ambages una serie que, de seguir por los mismos derroteros que ha comenzado, nos va a deparar no pocas alegrías.

La espada de las eras. Libro 1: Avalón

  • Autores: Gabriel Rodríguez
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 144 páginas
  • Precio: 18,05 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.